El Ayuntamiento arreglará La Faluca y se plantea cercarla

Casco de la réplica de navío hispano-musulmán ubicado frente al auditorio Maestro Padilla./S. G. H.
Casco de la réplica de navío hispano-musulmán ubicado frente al auditorio Maestro Padilla. / S. G. H.

Ha encargado un estudio de mercado para ver el dinero que cuesta una reparación y en cuanto tenga datos contratará las actuaciones

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

El Ayuntamiento de Almería arreglará La Faluca Almariya, la vieja embarcación que pasa sus días en un parterre frente al auditorio municipal Maestro Padilla de la capital almeriense.

Según confirmaron a IDEAL fuentes del Consistorio almeriense, desde hace ya bastante tiempo el estado de conservación de esta réplica que surgió como atractivo turístico en el año de los Juegos Mediterráneos (2005) gracias al por entonces concejal de Turismo, Miguel Cazorla Garrido, es francamente mejorable. Es por eso que hace unas dos semanas técnicos de la casa pusieron en conocimiento del área delegada el deterioro cada vez más acuciante del casco de La Faluca, entre otras cosas. Actualmente agujereado y con la pintura completamente quemada por la acción del sol, la intención municipal es ejecutar una actuación que vuelva a dignificar la imagen de un atractivo turístico que en su día costó a las arcas públicas 180.000 euros -sólo en su construcción-.

Lo primero que se ha hecho por parte del área delegada de Servicios Municipales es encargar un estudio de mercado para conocer con exactitud cuánto cuesta realizar este tipo de arreglos. Huelga decir que la embarcación tiene cierto valor en cuanto a que fue la primera representación de un barco hispanoárabe de entre los siglos X al XIV que se había hecho «en el mundo».

Así al menos fue presentado el día en el que se anunció su construcción, un 25 de noviembre de 2004 en el que el por aquel entonces edil de Desarrollo Económico, Empleo y Turismo dejó claro que el barco estaba pensado «para navegar» y que sería botado con motivo de «ocasiones especiales». Y así al menos pretendía Cazorla que fuese aunque finalmente la cosa sólo quedó en como museo flotante junto a Las Almadrabillas. Trasladada al Club de Mar pocos meses después, allí se quedó varada esperando un proyecto de musealización que tardó casi un año en llegar. Tras varios temporales que afectaron a la quilla del barco, la caída de las visitas al museo y las pérdidas económicas de mantenerla a flote... el por entonces área de Cultura se convenció en 2010 que la mejor solución era sacar La Faluca del agua y ubicarla en tierra firme como elemento decorativo.

Desde entonces la embarcación se encuentra ubicada frente al auditorio. Y en todos estos años pocas han sido las actuaciones de mantenimiento que se han llevado a cabo en lo que queda del navío.

El actual equipo de gobierno, que se ha puesto entre ceja y ceja mejorar la imagen del frente litoral, no ha pasado por alto la importancia al menos en tamaño y singularidad de La Faluca. Una vez conozcan el valor de los arreglos que se requieren, es previsible que a finales del presente mes se pueda adjudicar un contrato menor para arreglar los desperfectos así como limpiar su cubierta o casco. Acabar con la oxidación del mástil será también otra de las cuestiones que se abordarán.

Asimismo, el Ayuntamiento se plantea cercar la réplica para tratar de dificultar el acceso a la misma a los más incívicos, que en ocasiones han hecho presa a La Faluca de sus actos vandálicos. Han sido varias las ocasiones en las que el equipo de gobierno ha intentado sin mucho éxito bloquear el paso del navío a los visitantes inesperados, a esos mismos que hasta han usado su cubierta para mantener encuentros íntimos.

Fotos

Vídeos