Otra avería en un Talgo lleva a los viajeros con tres horas de retraso

"Ha habido gente que ha perdido sus conexiones con otros destinos"

M. C.ALMERÍA

De nuevo una avería, de nuevo un Talgo. Y de nuevo Almería. Un tren de los que enlaza a diario Almería y Madrid resultó ayer averiado a pocos kilómetros de la estación de Alamedilla-Guadahortuna (en la provincia de Granada), cuando apenas llevada un par de horas de trayecto. Era el primero de los trenes, el de la mañana, en el sentido Almería-Madrid. Y pese a que los viajeros debían haber arribado a Madrid minutos antes de las dos de la tarde, no lo hicieron hasta las cinco.

«Los empleados de Renfe nos han tratado muy bien, pero ha habido gente que ha perdido sus conexiones con otros destinos, a Galicia o a Valencia, y otros han tenido que ir a toda prisa a Barajas porque si no perdían sus vuelos», relataba ayer a IDEAL uno de los pasajeros del convoy.

La avería de la locomotora tenía lugar pasados pocos minutos de las diez de la mañana. El Talgo matinal quedaba parado sobre un puente en el trayecto de la vía que se dirige hacia la provincia de Jaén. Y después de aproximadamente unos veinte minutos de parón sobre el puente, los empleados de Renfe a bordo del convoy trasladaron a los pasajeros que, debido a una avería, tendrían que dar marcha atrás y trasladarles por carretera hasta la estación jienense de Linares-Baeza. «El tren de Almería es tercermundista. Es como hace décadas», remarcaba otro pasajero.

Para más inri, uno de los tres autobuses que dispuso Renfe para el transbordo de los pasajeros también se averió, por fortuna a escaso medio kilómetro de la estación de Linares-Baeza. Una vez en la estación jienense, otro convoy se encargó de trasladarles hasta Madrid, adonde llegaron con más de tres horas de retraso según remarcaron los pasajeros.

Temas

Talgo

Fotos

Vídeos