Avalancha de escritos contra Sucesiones o para que Arturo Medina dé nombre a la biblioteca

Avalancha de escritos contra Sucesiones o para que Arturo Medina dé nombre a la biblioteca

El Ayuntamiento recibió el año pasado 883 quejas y sugerencias, casi el doble que durante en 2016

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESO

El intenso olor a marihuana en algunas casas, las ‘cacas’ de perro, la contrariedad por tener que pagar impuestos varios, de ver podas «salvajes» o hasta de sufrir el sonido molesto que hacen los guacamayos cuando forman parte del nucleo familiar de algún vecino. Estas y otras muchas quejas son las que ha recibido el Ayuntamiento de Almería durante el año pasado.

En total han sido 883, las mismas que se han analizado esta semana durante la última comisión especial de quejas y sugerencias, órgano municipal que se creó durante el anterior mandato para mejorar la comunicación entre la Administración y los administrados. En él tienen participación tanto el equipo de gobierno como también el resto de partidos con representación en el plenario, lo que siempre provoca la clásica confrontación entre gobierno y oposición por su antagónica interpretación de los datos recabados.

Según las cifras, desde el 2 de enero al 30 de diciembre de 2017 se han recibido 883 sugerencias –el año anterior se recibieron 461–, de las que su mayoría fueron a parar al área de Servicios Municipales y Playas, un total de 272. Asimismo, Fomento con 127 es la segunda delegación municipal que más quejas y sugerencias recibió, mientras que las que menos fueron Deportes, Agricultura y Pesca, Promoción de la Ciudad y Comercio, con 22. Y finalmente Presidencia, con ocho.

De todas estas comunicaciones de carácter vecinal, 558 (un 63%) habrían sido atendidas según el área de Movimiento Vecinal así como 325 (36,81%) estarían pendientes de recibir información. Para el PSOE estos datos son pobres y demuestran el «desprecio» que el equipo de gobierno le tiene a los ciudadanos de Almería. Y lo creen así porque sus cuentas son otras, las que evidencian que son en realidad 422 peticiones las que no se habrían cursado. O lo que es lo mismo, más del 50%.

La edil de Movimiento Vecinal, Pilar Ortega, recordó al PSOE que quedan aún tres meses para que se acabe el plazo hábil para responder a un buen número de solicitudes, por lo que confió en mejorar los datos al finalizar este plazo.

Impuestos y biblioteca

Entre las quejas y sugerencias que más se presentaron el año pasado en el Ayuntamiento se encuentran muy destacados dos asuntos: quitar el impuestos de Sucesiones o que el nombre de la biblioteca central de Almería sea el de ‘Arturo Medina’. Es común que a lo largo del año muchas asociaciones o colectividades se pongan de acuerdo para hacer una campaña que amplifique su reivindicación o solicitud. Existen varios ejemplos que así lo atestiguan. El más numeroso durante 2017 fue el contrario a seguir pagando el Impuesto de Sucesiones. Hasta 68 escritos se elevaron al registro en este sentido el pasado mes de septiembre. Le siguió la propuesta de denominación de la biblioteca, que cabe recordar que su ‘bautizo’ se hará efectivo tras la celebración de una consulta ciudadana. El pasado mes de enero de 2017 un total de 35 personas entregaron el mismo día escritos con su firma proponiendo el nombre de ‘Arturo Medina’, quien fue escritor, profesor y recuperador de la obra de su esposa Celia Viñas.

Vecinos de un edificio de la calle Blasco Ibáñez también consensuaron poner en conocimiento del Ayuntamiento el fuerte olor a «porro» que desprendía una de las viviendas del edificio.

Las «deficiencias» de los accesos a la playa en barrios como La Cañada o El Alquián o la «falta» de personal de las oficinas periféricas del barrio de Los Ángeles o de Nueva Andalucía también están en un buen número en el listado de quejas y sugerencias elaborado.

Todas estas se unen a las más clásicas. A aquellas que se repiten año tras año perpetuando unos problemas que, a día de hoy, no parece que su solución esté a la vuelta de la esquina. Se trata de la suciedad, los excrementos de las mascotas en la calle, las podas exageradas o la falta de ellas, los vados o el exceso de ruido, ya sea por culpa del ocio nocturno o de las máquinas del servicio de limpieza.

Fotos

Vídeos