Asempal propone pedir fondos europeos para producir agua mediante energías renovables

Cano, en el centro, presenta la propuesta de la patronal./IDEAL
Cano, en el centro, presenta la propuesta de la patronal. / IDEAL

La patronal llama a apoyar una Inversión Territorial Integrada, un proyecto público privado sostenido parcialmente por dinero de Europa

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Ante la situación de déficit hídrico -y la carestía energética para producir agua desalada- la patronal ha tirado de ingenio y ha propuesto a las administraciones una iniciativa que podría situar el agua desalada como un recurso que, además de su actual viabilidad técnica y de capacidad, podría también ser económicamente sostenible. ¿Cómo? Mediante la generación a base de energías renovables -inacabables y gratuitas-.

«Estamos convencidos de que junto a trasvases de cuencas cercanas, las desaladoras, regeneración de aguas, depuración, aprovechamiento de terciarios o mejora en la eficiencia de distribución son, entre otros, sistemas que contribuirían a solucionar el problema», defiende el presidente de la Confederación Empresarial de la Provincia de Almería, Asempal, José Cano García. Esta semana, junto con empresarios del sector de las renovables y con el apoyo de organismos y entidades como la Plataforma Solar de Almería, la Universidad de Almería, la Universidad de Córdoba, Grupo Desarrolla y el Centro de Investigación de la Energía Solar, CIESOL-Regeneración de Agua, Cano ha propuesto a las administraciones que soliciten lo que se conoce como Inversión Territorial Integrada, un mecanismo europeo que permitiría inversiones de fondos públicos de forma transversal y territorial.

«Se trataría de estudiar la posibilidad de dotar a la provincia de Almería de un Proyecto de Inversión Territorial Integrada, como ya disponen provincias como Cádiz para la generación de empleo sostenible, Extremadura para su estrategia industrial, la comarca del Mar Menor en Murcia o el ITI azul de las provincias ribereñas del Atlántico (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Canarias, Andalucía), y otras, como Jaén, que se está moviendo también para conseguir una ITI de reindustrialización», defiende Cano.

Según la normativa europea, la Inversión Territorial Integrada es una herramienta para implementar estrategias territoriales de un modo integrado. Permite a los Estados miembros implementar programas operativos de una forma transversal y recurrir a la financiación de varios ejes de prioridad de uno o más programas operativos para garantizar la implementación de una estrategia integrada para un territorio específico. En el caso propuesto por Asempal sería la provincia de Almería y para el desarrollo en coordinación de energías renovables a implementar al servicio de la red de desaladoras.

La Unión Europea pone como condición que la estrategia sea integrada y de desarrollo intersectorial así como que se centre en las necesidades de desarrollo de la zona afectada. «Se debe diseñar la estrategia de modo que las acciones puedan basarse en las sinergías producidas por la implementación coordinada». Además, cualquier área geográfica con características territoriales particulares puede ser objeto de una ITI. Eso lo hace más apetecible para Almería: una provincia en creciente desertización, con problemas hidrológicos pero con una pujante agricultura que necesita recursos hídricos.

La implementación de estas medidas en coordinación -desalación y alimentación mediante energías renovables- provocaría un descenso en el principal de los costes del agua desalada: el energético. Es precisamente el elevado coste de la generación el que provoca problemas de rentabilidad en la industria de la agroalimentación y por el que el Ejecutivo se ve obligado a establecer tarifas más bajas que las del coste de generación. En Almería hay desaladoras en Balerma, Almería, Rambla de Morales, Carboneras y Bajo Almanzora (esta última inutilizada por la riada) que han supuesto más de 600 millones de euros de inversión por rentabilizar.

Fotos

Vídeos