'Aprobado' a la convivencia escolar

Los alumnos contarán en breve con un nuevo programa contra el ciberacoso./IDEAL
Los alumnos contarán en breve con un nuevo programa contra el ciberacoso. / IDEAL

Las comunidades educativas de colegios y Secundaria dan nota alta al trabajo que en este ámbito hacen los equipos directivos

J. L. P.ALMERÍA

El 90% de las comunidades educativas de los colegios y el 85% de los institutos de Educación Secundaria valoran como «bueno o muy bueno» el trabajo desarrollado por los equipos docentes en el ámbito de la convivencia escolar, según un estudio realizado por la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa. Este trabajo de campo indica que la acción más efectiva por la convivencia y la resolución pacífica y constructiva de los conflictos es la que se realiza «entre las paredes de los centros educativos por aquellos maestros y profesores que aúnan su indiscutible profesionalidad con un gran compromiso ético hacia sus estudiantes». Desde la Consejería de Educación se destacó que la gran mayoría del alumnado presenta comportamientos adecuados a las normas de convivencia, tal y como avalan los análisis del Observatorio para la Convivencia Escolar y es que «un solo caso ya justifica que la administración se vuelque en prevenir, intervenir y compensar a través de una política educativa a favor de la convivencia».

Modelo pionero

La administración autonómica recordó que Andalucía ha sido una región pionera en el desarrollo de políticas educativas inclusivas, la promoción de la cultura de paz, la mejora de la convivencia escolar, la resolución pacífica de conflictos y la igualdad de género en los centros docentes. En la actualidad, se cuenta con un marco normativo específico que refuerza todas estas iniciativas como el Plan Andaluz de Educación para la Cultura de Paz y No Violencia, el II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación o los distintos protocolos de actuación ante situaciones de acoso escolar, ciberacoso o violencia de género, entre otros. Andalucía cuenta también con una estructura organizativa y de coordinación que apoya la correcta aplicación de las actuaciones promotoras de convivencia positiva.

El objetivo es seguir impulsando acciones preventivas y pro activas en los centros educativos como la mediación escolar, los programas de alumnado ayudante y ciberayudante, la Red Andaluza de Escuela: Espacio de Paz, la incorporación de programas de educación emocional y de habilidades sociales, los compromisos de convivencia y la figura de los delegados de madres y padres son medidas eficaces para la mejora de la convivencia ante posibles situaciones de acoso escolar o cualquier otro tipo de violencia escolar. Asimismo, se avanzó que la Consejería está diseñando nuevas actuaciones para la mejora de la convivencia escolar en Andalucía como un programa para la prevención del acoso escolar y el ciberacoso que ofrecerá recursos específicos, formación y orientaciones a los centros para la prevención y la detección temprana. También se está preparando un programa de acompañamiento para la gestión de las emociones y conducta, especialmente dirigido al alumnado que manifiesta conductas disruptivas o contrarias a la convivencia.

Entre las novedades que introducirá este programa con respecto al protocolo sobre acoso aprobado en 2011, destaca la inclusión de un equipo provincial, integrado por el jefe de orientación educativa, un inspector educativo, el gabinete de asesoramiento sobre la convivencia escolar y la igualdad y un representante del equipo de orientación, para gestionar los casos. El programa será de aplicación en todos los centros docentes sostenidos con fondos públicos, con la única excepción de las universidades.

El presidente de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Confedampa), José Manuel Nieto, pidió, mientras tanto, más agilidad en la aplicación del protocolo de 2011. «Pedimos que se lleve a la práctica con una intervención rápida sobre el problema. Es un protocolo burócrata y que se dilata en el tiempo, donde el afectado puede verse expuesto a la convivencia con los acosadores durante un tiempo».

Según el último informe realizado por 'Save the Children', uno de cada 10 estudiantes señala que ha sido víctima de acoso, un tercio reconoce haber agredido físicamente a otro compañero en los últimos dos meses y la mitad admite haber insultado. El trabajo concreta que para que exista acoso es necesario que haya intencionalidad por parte del agresor, frecuencia de los abusos y desequilibrio entre agresor y víctima.

En la mayoría de casos, los acosados aseguraron que les perseguían por «manía» o por su aspecto físico. La mitad reconoció insultos directos.

Fotos

Vídeos