Almería de principios del siglo XX: edificios y espacios singulares

La Puerta de Purchena era punto de encuentro y lugar de parada de muchos almerienses que llegaban desde los pueblos./IDEAL
La Puerta de Purchena era punto de encuentro y lugar de parada de muchos almerienses que llegaban desde los pueblos. / IDEAL
Historias de Almería

Las plazas de la Libertad y la Catedral, los Paseos del Príncipe y del Malecón, la Puerta Purchena y la estación del tren, puntos de referencia

VÍCTOR HERNÁNDEZ BRUAlmería

El nuevo año es un momento idóneo para navegar hacia un momento de la historia de Almería en el que se produjeron importantes cambios. Un momento referencial como el cambio del siglo XIX al XX, en el que la vieja estructura de la ciudad, más propia del Medievo que del moderno siglo XX, fue cambiando para abrir nuevas y amplias avenidas y levantar llamativos edificios coloniales, algunos de ellos de aire palaciego.

Es la época de algunos de los tesoros arquitectónicos cuyo futuro se debate hoy, como la Estación del Ferrocarril, el Mercado Central o la Casa de las Mariposas. Un paseo que puede comenzar en el edificio del Ayuntamiento, en la entonces llamada Plaza de la Libertad, en la que lucía majestuoso el actual consistorio, enfrentado al monumento a Los Coloraos que ya figuraba erguido en lugar destacado de la amplia estancia, rodeado de árboles que simulaban un bulevar.

Muy cerca de allí, la Puerta de Purchena constituía un espacio abierto, con un gran monolito que superaba en altura a todos los edificios circundantes y que servía como testigo a la parada de carruajes que, en determinados momentos del día, llenaba el espacio.

Un espacio convertido en hervidero de gentes, en ir i venir de almerienses y viajantes cargados de bultos o simplemente paseando por el centro neurálgico de la ciudad; un espacio cuyo edificio más alto tenía tres plantas, aunque la mayoría no pasaban de dos, hasta que se levantó la Casa de las Mariposas.

Paseo abajo

El Paseo de Almería, entonces Paseo del Príncipe Alfonso, era una amplia avenida flanqueada por dos hileras de grandes y altos árboles, de estructura muy vertical y sin las características copas redondeadas de la actualidad. Un Paseo que sería adoquinado por aquellos días y en el que lo más común era observar a los almerienses a pie, acaso sorteando el paso de algunos carruajes y carretas que lo cruzaban de un extremo a otro. En mitad del mismo, algunos edificios singulares y representativos, como el Círculo Mercantil, que ya contaba con su característico vallado perimetral, el Casino de Almería, hoy convertido en sede de la delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía; o el edificio de Correos y Telégrafos, situado a la misma altura que el propio Paseo de Almería no en un plano inferior como en la actualidad. Junto a él, se levantabas el edificio de la Diputación Provincial y la casa de los Rodríguez, que hoy en día alberga el edificio de Banesto, pero que ya entonces tenía su fachada redondeada con orientación Sur.

El Paseo del Príncipe Alfonso dejaba la imagen de los peatones sorteando los carruajes y carretas

Abierta al mar y mucho más amplia que en la actualidad, se presentaba entonces la Plaza Circular, con el edificio del Banco de España en solitario y con descampados alrededor. Y en mitad de la plaza, una gran farola señorial que ejercía como si fuera una de las actuales rotondas. Por entonces, buena parte de la actividad de la ciudad se volcaba sobre la línea costera, con el puerto unido por un descampado con el Paseo del Malecón, compuesto por dos hileras de palmeras con un paseo entre medio de ambas y, metros más al Norte, un parque que formaba parte del propio Malecón y que hoy es el Parque Nicolás Salmerón.

En esa zona, sobrio y neoclásico, el Hospital Provincial, con su majestuosa puerta orientada al Norte, ejerciendo como punto de encuentro de los almerienses. Y caminando desde él y hacia el Oeste, el Cuartel de Infantería, que conserva su estructura fundamental. La Plaza de la Catedral, la Alcazaba y el Cerro de San Cristóbal y la llamativa Estación del Ferrocarril, constituían el resto de los puntos de referencia de esa ciudad.

Fotos

Vídeos