Almería: 2.000 días con el AVE en el túnel

En vía muerta. Desde el año 2012 no hay trabajos de calado para el AVE salvo cuando se tapiaron las bocas, en 2014./M. C.
En vía muerta. Desde el año 2012 no hay trabajos de calado para el AVE salvo cuando se tapiaron las bocas, en 2014. / M. C.

Fomento espera poder demostrar que su plan de retomar las obras va en serio licitando antes de verano los 6 tramos en los que ha dividido el nuevo proyecto de vía única | Desde verano de 2012, hoy se cumplen 2.000 días, no hay obras de calado en ninguno de los 185 kilómetros de la línea que debe traer un tren del siglo XXI a una Almería descolgada del avance

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

En el año 2012, y después de casi tres años de trabajo frenético, los operarios que daban vida a la lineal trazada entre Vera y Sorbas colgaban la chaqueta. Las obras de calado se habían terminado. Los cuatro tramos encargados eran los más difíciles de construir del surco dibujado por ADIF a finales de la primera década del siglo y que debía reconectar Andalucía y Murcia por tren después de tres décadas de aislamiento. Vera-Los Gallardos, Los Gallardos-Sorbas, Sorbas-Barranco de Gafarillos y Barranco de Gafarillos-Los Arejos costaron, junto con otros tres tramos acabados en la provincia de Murcia, 792 millones de euros.

Y desde entonces, hoy se cumplen 2.000 días, sólo papeles. El primero, el que cursó el Gobierno a los despachos de ingeniería para que paralizaran la redacción de proyectos encargados por el Ejecutivo socialista, recién salido de Moncloa. Esto se supo después -lo publicó IDEAL en exclusiva- porque por aquellos entonces el PP culpaba al PSOE del retraso de los proyectos, lo que les impedía, decían de forma machacona, encargar obras. Pero también otro papel determinante: el encargo a una consultora para que revisara los proyectos y le proporcionara la cuadratura del círculo: un AVE 'low cost' que le permitiera extender la Alta Velocidad a Almería con una factura más barata.

Y mientras tanto, el tiempo fue dilatándose. En primavera de 2017, y tras una contratación fallida en uno de los tramos, Pulpí-Cuevas del Almanzora (que ni siquiera llegó a empezarse porque Fomento no había culminado las expropiaciones), el Gobierno sacó del despacho el plan 'b', del que a día de hoy sigue habiendo -al menos hasta final de año seguirá siendo así- sólo papeles.

«El diseño permite alternar tramos de doble vía con vía única, que no superará un tercio del total», argumentaba un Íñigo de la Serna recién estrenado en la cartera de la obra pública para 'vender' su AVE de una sola vía. «Tiene una capacidad suficiente, en ningún caso jamás habrá limitaciones de trenes en la vía. Hemos hecho un planteamiento con un escenario de gran crecimiento, y aún así estaríamos a un 50% de la capacidad de la línea para viajeros», agregaba.

La cronología desde entonces ha superado sólo el primero de los hitos previstos: la contratación de la re-redacción de los proyectos para adaptarlos al nuevo plan, el de la vía única. Pero tiene por delante innumerables más para los que Fomento ha detallado una cronología. En primavera llegarían los proyectos al Ministerio y se iniciarían las expropiaciones. Antes de julio saldrían los concursos de todas las obras (seis tramos, cinco de ellos al menos parcialmente en territorio almeriense). Para final de año, reinicio de las obras. Y en 2023 -en el mejor de los escenarios, el de Moncloa- fin de la obra e inauguración.

Sin embargo, y con todo este panorama aún por confirmar (De la Serna ha comprometido dos visitas anuales a Almería para rendir cuentas del cumplimiento de los cronogramas), desde aquel verano de 2012 en el que el Gobierno de Mariano Rajoy decidió parar las máquinas en Almería han pasado cinco años y medio. Concretamente, 2.000 días.

Sólo en este periodo se ha inaugurado el AVE a otras ciudades como Zamora, Palencia, León o Castellón y las obras han continuado a un ritmo acelerado para las extensiones a Granada, Murcia, Galicia (donde ya hay en servicio un AVE interno que enlaza Orense, Santiago, La Coruña, Pontevedra y Vigo) y a Burgos, además de la Y Vasca. Almería tiene ahora su mirada fijada en 2023, para cuando De la Serna quiere tener en servicio el AVE a Murcia y la reconversión a ancho internacional y electrificación de la vía a Granada. Faltan aproximadamente otros 2.000 días. Pero sólo es hasta ahora una fecha más en un calendario lleno de ellas.

Fotos

Vídeos