«Si hay alevosía en la muerte del menor es asesinato»

M. SÁIZ PARDO Y FRAN GAVILÁNALMERÍA Y MADRID

El magistrado del Tribunal Supremo, Antonio Salas, consideró ayer que si Ana Julia Quezada, de 43 años, mató a Gabriel Cruz, de 8, como ha confesado, el suceso puede considerarse un asesinato, por alevosía, ante una «desproporción» física «tan importante» entre autor y víctima.

Respecto a la muerte del pequeño Gabriel, supuestamente cometida por Ana Julia Quezada en la finca familiar del padre ubicada en Rodalquilar, el magistrado se refirió a la dificultad para pronunciarse sobre si se trata de un asesinato o un homicidio. No obstante, precisó que «cuando existe una desproporción de fuerza física tan importante entre el autor y la víctima, cabe hablar de alevosía y la alevosía... el homicidio lo convierte en asesinato».

La UCO sospecha que la asesina quiso implicar con la camiseta del niño a su expareja

«Por sí mismo, ya lo convierte en asesinato», comentó Antonio Salas, para añadir que su opinión es que, «en principio, debe pensarse que sea un asesinato, pero no tengo los datos para poder asegurarlo».

El señuelo a la autora del crimen fue pedirle las llaves de la finca para hacer un nuevo registro

Respecto a si el juez o la jueza que instruya el caso puede sentirse condicionado por el interés y la sensibilidad que ha despertado este caso, Salas negó esa posibilidad, sobre todo cuando «parece que hay una confesión por parte de la autora».

Fotos

Vídeos