¿Cómo afecta la contaminación ambiental en nuestra superficie ocular?

¿Cómo afecta la contaminación ambiental en nuestra superficie ocular?
La mala calidad del aire que respiramos puede afectar a la salud en general de la población, y también tiene efectos a nivel ocular
ELISA HUESO

Sabemos que la contaminación es un problema social cada vez más frecuente que pone en evidencia un problema ambiental por el cambio climático que afecta a todo el planeta. La mala calidad del aire que respiramos puede afectar a la salud en general de la población. Aunque las enfermedades respiratorias son las dolencias más habituales, los efectos que causan a nivel ocular se ven agravados durante los picos de contaminación con síntomas como ardor, picor, escozor, sensación de cuerpo extraño, síntomas de ojo seco, conjuntivitis irritativas, intolerancia a las lentes de contacto, empeoramiento de los síntomas alérgicos o incluso las queratitis, que son inflamaciones de la córnea.

La alta concentración de polución, humo de los coches y autobuses, compuestos químicos de fábricas e industrias, contaminación producida por calefacciones, polvo, polen, etc., todo esto sumado a la escasez de lluvias y aire contribuyen al incremento de enfermedades oculares como las inflamaciones de los ojos.

Nuestros ojos necesitan humedad para estar confortables. Las lágrimas están formadas en realidad por tres capas, que incluyen agua, mucina(lubricante) y lípidos (barrera protectora). Cada capa tiene su objetivo. El agua es para la humectación, mientras que los lípidos contribuye a evitar que el agua se evapore demasiado pronto y la mucina garantiza que todo se extienda uniformemente. Sin embargo, la protección que se obtiene parpadeando es limitada.

Bañar los ojos en el inmenso mar de partículas nocivas de la contaminación no es precisamente una fórmula para aliviarlos.

Los mecanismos homeostáticos de la superficie ocular pueden adaptarse a ciertos cambios crónicos en el entorno, por lo que las personas afectadas pueden no ser siempre sintomáticas. Las personas con tendencias alérgicas o atópicas crónicas pueden tener un estado preexistente de respuesta inmune aumentada de la mucosa, por lo tanto, pueden tener menos tolerancia para una mayor estimulación antigénica ambiental.

En un estudio reciente publicado en The Ocular Surface apuntan sobre la necesidad de mejora de la  tecnología para monitoreo de contaminantes y proporcionar medidas en forma de protección o tratamiento. Es beneficioso identificar a las personas vulnerables cuya calidad de vida se verá significativamente afectada por los cambios ambientales y proporcionar medidas en forma de protección o tratamiento.

CÓMO PREVENIR PROBLEMAS OCULARES PROVOCADOS POR LOS ALTOS NIVELES DE CONTAMINACION:

Proteger nuestros ojos con gafas de sol homologadas con filtro UV.

Las lágrimas artificiales son una buena opción para hidratar el ojo y proteger la superficie ocular.

Mantenerse hidratado con el fin de que el cuerpo pueda producir la cantidad de lágrima suficiente para mantener el ojo húmedo.

Instalar filtros de aire de alta calidad que eviten el paso de elementos contaminantes externos.

Evitar la exposición de los ojos al humo de cigarros o de ambientes muy cargados.

Fotos

Vídeos