ADIF comienza la rehabilitación de la Estación vieja que estará en 13 meses

Vista exterior de la Estación del Ferrocarril, sin uso desde que hace más de una década se inaugurara la Intermodal./
Vista exterior de la Estación del Ferrocarril, sin uso desde que hace más de una década se inaugurara la Intermodal.

Las labores de mejora del edificio histórico, que lleva más de una década sin uso, lo dejarán listo para otorgarle el uso que estime el Ayuntamiento

F. L. C.ALMERÍA

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF, la entidad pública dependiente del Ministerio de Fomento que es titular de las vías y las estaciones de ferrocarril de España) ha adjudicado las obras de rehabilitación integral de fachada, cubierta y vestíbulo de la estación histórica de Almería, situada en la zona sur de esta capital almeriense y al término de la centenaria línea de ancho convencional Linares-Almería.

Los trabajos, que cuentan con una inversión de 1.725.867,3 euros más 170.000 euros de dirección de obra (IVA incluido) y un plazo de ejecución de 13 meses, han dado comienzo el 28 de noviembre con la firma del acta de comprobación del replanteo con la empresa adjudicataria de las obras. Las actuaciones tienen por objeto la rehabilitación de los cuerpos laterales y fachadas de ladrillo, el cuerpo central de fundición y vidrieras, andenes y marquesinas de andenes, estructura e instalaciones en general.

-Fachadas
Restauración de las fachadas de la estación, incluyendo la restauración y reparación de carpinterías de madera, cerrajerías y carpinterías metálicas.
-Vidrieras
Rehabilitación y restauración de las cortinas vidriadas y estructura metálica del cuerpo central de la estación.
-Cubierta
Reparación de las cubiertas (cuerpos central y laterales), incluyendo el sistema de evacuación de aguas y sustitución de sumideros y bajantes.

Estos trabajos son complementarios a los ya finalizados en octubre pasado, por valor de aproximadamente 290.000 euros (IVA incluido), y que han consistido en la rehabilitación de la balaustrada de la cubierta y elementos ornamentales que coronan el edificio, así como la rehabilitación íntegra de la marquesina principal de entrada al edificio y eliminación de elementos que hayan podido enmascarar el diseño original de la estación y su percepción como monumento; procurando poner de relieve los valores formales e históricos de la estación.

El edificio de la antigua estación de Almería es sin duda una de las obras más notables de la arquitectura ferroviaria andaluza y el edificio más bello de cuantos pueblan el casco urbano de la ciudad. Construida entre los años 1893 y 1895, su lenguaje ecléctico combina elementos de la arquitectura industrial con otros de estilo clásico e historicista. El proyecto del edificio principal para la estación de Almería lo realizó Laurent Farge, arquitecto francés que trabajaba para esta compañía.

El edificio de viajeros de la estación de Almería tiene 54 metros de fachada, con una ocupación de 633 metros cuadrados, y una superficie construida de 1.172,77 metros cuadrados en el total de sus plantas. Se compone de una nave central de 15.76 metros de fachada por 11.28 de ancho, rematada por una cubierta de estructura metálica y con revestimiento de vidrio en la superficie de ambas fachadas de este cuerpo. La nave central está flanqueada por sendos cuerpos de 19.51 metros de fachada por 14.46 de ancho y 11.39 metros de altura.

Su fachada tiene un cuerpo central rematado por una marquesina metálica de forma piramidal y revestido de vidrio sobre bastidores en los testeros de ambos extremos, de los andenes y del acceso desde la calle, cuyas tres puertas en arco de medio punto se cobijan con voladizo también acristalado. Encima, el reloj sobriamente enmarcado en labor de hierro. Dentro del vestíbulo pueden contemplarse ambas carenas acristaladas, mientras que en el testero sobre el que se abren las taquillas se eleva un arco de medio punto con falsas dovelas alternadas de ladrillo, con precioso un mural cerámico de Francisco Cañadas.

A 8,28 metros sobre el nivel del mar Mediterráneo, la estación ferroviaria de Almería se asienta sobre una especie de plataforma con vías sobre elevadas que discurren en dirección al muelle y el cargadero (el conocido como Cable Inglés). Este recalce se explica porque había que evitar las avenidas periódicas de agua por las ramblas que atraviesan la ciudad hacia el mar, en cuya vertiente oriental se estableció el complejo ferroviario cuando aún estaba en las afueras de la urbe. Los trabajos han sido encomendados a la empresa Tragsa

Fotos

Vídeos