Más de 17.000 firmas exigen que se adapte Torrecárdenas a los pacientes sordos

La adaptación sólo requeriría de la ubicación de una pantalla de televisión a través de la cual poder llamar a los pacientes además de por la actual megafonía

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

El caso de Juan José, el paciente sordo de 38 años que pasó siete horas en la sala de espera del Complejo Hospitalario de Torrecárdenas porque le llamaron por megafonía, ha dado la vuelta al país. Y aunque desde Torrecárdenas alegan que cuentan con un protocolo específico para personas con hipoacusia (disminución de la capacidad auditiva), el rudimentario sistema de anotar este déficit auditivo para que el personal le avise 'in situ' se ha demostrado de fácil error.

Desde entonces, el vídeo en el que Juan José reclama al gobierno andaluz la adaptación a personas sordas de los hospitales andaluces ha obtenido cerca de 30.000 reproducciones sólo a través de Facebook. Y su amarga experiencia ha animado a algunos ciudadanos a plantear sobre el terreno esta petición del paciente, viral en redes.

Una petición ubicada en la plataforma de acción social Change.org ha recogido ya más de 17.000 firmas en apoyo a que los centros hospitalarios andaluces cuenten con adaptaciones en sus salas de espera para personas con discapacidad auditiva. La adaptación no es para nada algo demasiado complicado: apenas se requeriría de una pantalla que ofreciera puntualmente la información a los pacientes de cuándo pueden pasar y en qué consulta les espera el médico correspondiente. Ahora bien, también se podría disponer de otro sistema aún más fácil de implementar: un aviso a través del teléfono móvil (por ejemplo, vía mensaje de texto o 'whatsapp').

«En Hacienda hay pantallas, en la Seguridad Social hay pantallas, en el IBI hay pantallas... Claro, ahí vamos casi siempre a pagar. Será por eso que se tienen que asegurar que todo el mundo oye o ve. ¿Pero en un hospital vamos a 'hacer gastos', no?», recrimina uno de los firmantes de dicha petición ciudadana.

Al parecer, indican fuentes cercanas al sector sanitario, Salud ha pasado de un servicio de interpretación 24 horas en todos los hospitales de la provincia a que Torrecárdenas sólo cuente con un intérprete de lengua de signos para atender a las personas sordas y que este, obviamente, tenga un horario laboral limitado a ocho horas. Esto impide que la atención a este colectivo pueda prestarse en las mismas condiciones que al resto.

Según informó la Asociación de Personas Sordas de Almería (Asoal) a través de su perfil en la red social Facebook, esta misma semana han mantenido una reunión con responsables del personal sanitario y de atención médica del Complejo Hospitalario de Torrecárdenas. En ella, la dirección del Complejo sanitario adquirió el compromiso de «colaborar con Asoal para dotar de recursos y medios al hospital con el fin de facilitar la accesibilidad del colectivo de personas sordas y así eliminar las barreras de comunicación». «Se van a mantener diferentes reuniones a partir del mes de septiembre para llevar a cabo las actuaciones necesarias para hacer posible un hospital accesible, contando con la colaboración y apoyo de Asoal», indicó el colectivo.

En un comunicado emitido tras darse a conocer lo ocurrido con el paciente sordo en Torrecárdenas, la dirección del hospital pidió «disculpas» y vinculó los hechos con un «incidente puntual». «Estaremos atentos para cumplir en todo momento el protocolo con el que cuenta este centro para los pacientes sordos que acuden a Urgencias». El protocolo, hasta el momento, pasa por la anotación a la llegada del paciente al Complejo -en el área de triaje- de la hipoacusia con la finalidad de que los profesionales sanitarios «sepan de su situación y salgan a avisar a la persona para que entre a la consulta».

La noticia no sólo se ha colado en los medios nacionales. Decenas de periódicos y medios internacionales -especialmente de América Latina- recogen este hecho en sus ediciones digitales.

Fotos

Vídeos