Ideal

Cinco desapariciones sin respuesta en Almería

Cinco desapariciones sin respuesta en Almería
  • Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado buscan a día de hoy en territorio almeriense a 214 personas que constan como desaparecidas

El fenómeno de las denuncias por desapariciones de personas es más habitual de lo que cualquiera pueda pensar: los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado buscan a día de hoy en territorio almeriense a 214 personas que constan como desaparecidas, ya sean contra su voluntad o por pérdida de contacto voluntario del "desaparecido" con su familia o conocidos.

La cifra de desaparecidos en la provincia de Almería es alta si se compara con el resto de provincias españolas. Según aparece en el Informe de sobre personas desaparecidas en España, dado a conocer ayer con motivo del Día Mundial de las personas sin rastro, las provincias con más denuncias activas son Cádiz (588), Barcelona (396), Madrid (293), Granada (268), Málaga (253) y Almería (214).

El estudio, que sitúa al territorio almeriense como la sexta provincia con más desapariciones activas, también hace distinción entre las desapariciones consideradas de "alto riesgo" o de "riesgo limitado". En este sentido, todos los menores son desapariciones de alto riesgo, así como aquellos adultos donde su integridad física corre peligro. A partir de estas dos clasificaciones iniciales, comienzan las pesquisas de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para encontrar el rastro de las personas.

En el caso de un desaparecido de alto riesgo haya dejado una nota informando que se marcha porque quiere o cuando se trata de una persona reincidente o cuando el caso está claro que es una ausencia voluntaria que no entraña mayores consecuencias, se rebaja la tipología del peligro, ya que "comprende un grado de voluntariedad", añaden fuentes policiales consultadas por este periódico.

El informe de Interior señala que en la provincia de Almería hay actualmente cinco desapariciones de alto riesgo, mientras que el resto son limitados. Estos son los casos más destacados en la provincia de Almería en la última década. Pese a que la mayoría de desapariciones acaban en final feliz, estas personas llevan años desaparecidas:

1. Lourdes García

El pasado 3 de octubre se cumplieron siete años desde la desaparición de Lourdes García Carreño, la joven de 36 años a la que se le perdió la pista, como si se la hubiera tragado la tierra, tras acabar su turno de trabajo en la gasolinera situada en la Urbanización de Roquetas de Mar. En una de las cámaras de seguridad del establecimiento quedó registrada su marcha "normal" hasta que se introdujo en su coche. La Guardia Civil halló 48 horas después su vehículo en una de las vías que rodean la plaza de toros roquetera. Las últimas informaciones que salieron a la luz situaban al sospechoso de su desaparición en el "entorno delincuencial" de la conflictiva barriada de 'Las 200 Viviendas'. No obstante, ya han pasado más de 2.800 días sin respuesta, sin alguna pista del paradero de la joven, que ahora tendría 43 años. En ese espacio de tiempo queda para el recuerdo innumerables horas de búsqueda y solidaridad de una localidad que aún se pregunta donde puede estar su querida vecina.

2. Juan Antonio Sánchez

Otras desapariciones registradas en la provincia en los últimos años ni siquiera ha tenido un desenlace. Ese es el caso de Juan Antonio Sánchez, de 38 años y vecino de El Ejido, desaparecido en la madrugada del 20 de diciembre de 2009 en el barrio de Oliveros. Nunca se ha encontrado algún indicio del paradero de este hombre. No obstante, el presunto responsable de su desaparición, J. T. y de nacionalidad marroquí, fue condenado en 2014 a 25 años y nueve meses de prisión por estos hechos y por la desaparición de otro hombre, Ángel Benjamín C. C.

3. Manuel Batista López

Una de las desaparecidos que tienen la catalogación de alto riesgo en Almería es Manuel Batista López, un vecino del barrio capitalino del Tagarete de 55 años de edad que fue visto por última vez el 15 de julio del pasado año en el centro médico Bola Azul cuando fue a tomar su medicación. El desaparecido, que sufre de una enfermedad mental, mide 1,85 metros de altura, vestía un jersey rojo de manga corta, pantalón vaquero largo y tenis.

4. Juan Antonio Esteban Cerdán

"Estoy de viaje, tengo el teléfono móvil estropeado". Esta es la última comunicación que tuvo Juan Antonio Esteban Cerdán con su familia. Unas líneas que el profesor titular del departamento de Contabilidad de la Universidad de Almería (UAL) , cuya desparición fue denunciada el 154 de enero de 2013, las redactó a través de un correo electrónico dirigido a una de sus hermanas. Desde ese mensaje no se volvió a tener noticias hasta que varios de sus compañeros fueron al despacho de su hermano, que también trabaja en el campus universitario, extrañados porque el docente no asistiera a uno de los exámenes que tenía programado. La Guardia Civil centró sus esfuerzos en Mojácar, donde se encontró estacionado su vehículo, en perfecto estado y junto a un centro comercial. Nunca más se supo.

5. Francisco Soto

Una de las últimas desapariciones conocidas en la provincia de Almería es la de Francisco Soto, un hombre 67 años de edad desaparecido desde el pasado 18 de mayo en Níjar. Un hijo del desaparecido presentó denuncia a las 21.00 horas de ese día después de que la dirección del centro geriátrico le informase de la marcha de su padre, quien está aquejado de Alzheimer.