Ideal

Los profesores suspenden a la inspección por estar al servicio de la administración

Los docentes almerienses se quejan del poco interés de la inspección por los problemas que sufren los centros.
Los docentes almerienses se quejan del poco interés de la inspección por los problemas que sufren los centros. / IDEAL
  • Docentes por la Pública elabora una encuesta en 35 centros educativos almerienses en la que se refleja el distanciamiento con este servicio

Docentes por la Pública, a través de las visitas realizadas a los centros educativos almerienses de todos los niveles, detectó que la labor del servicio de inspección incide en gran medida sobre las condiciones de trabajo de muchos profesionales de la educación, por lo que decidió durante el segundo trimestre de este curso realizar una encuesta entre el profesorado para que se evaluara el cumplimiento de las funciones oficiales de inspección en sus centros, el trato personal recibido, el interés por los problemas reales del centro y una valoración global. En total, fueron 150 profesionales los que participaron en esta iniciativa, tanto de Infantil y Primaria como de Secundaria y Formación Profesional, pertenecientes a unos 35 centros de más de 20 localidades. Docentes por la Pública quiso dejar claro que no pretenden evaluar el trabajo de los inspectores, estando seguros de su profesionalidad, aunque sí les pareció interesante recoger la opinión del profesorado sobre este servicio.

En este sentido, consideran que «lo más importante no son las puntuaciones medias obtenidas, sino los comentarios escritos recogidos como sugerencias y propuestas de mejora en su actuación en los centros que trasladaremos a sus coordinadores con la confianza de que serán tenidos en cuenta para mejorar la enseñanza pública que es nuestro objetivo común».

Como conclusiones de este trabajo de campo, se puede comprobar que en todas las cuestiones planteadas las puntuaciones están por debajo de «lo mínimamente aceptable», siendo los apartados más valorados, aunque siempre sin llegar al 3, los relacionados con la supervisión de los centros educativos: velar por el cumplimiento de las leyes y reglamentos y por el cumplimiento y aplicación de los principios y valores recogidos por la Ley de Educación. Sin embargo, en el cumplimiento de las funciones más constructivas hacia la vida de los centros las valoraciones son muy bajas: colaboración en la mejora constante de las funciones docente y directiva y asesoramiento, orientación e información al profesorado en el ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de sus obligaciones. La valoración se suaviza «un poco» cuando se habla del trato personal recibido, aunque vuelve a endurecerse severamente cuando se pregunta por el interés de inspección por los problemas reales del centro, para acabar dando una valoración global de 2,1 con el 70% de las encuestas con valoración negativa.

La mayoría de las aportaciones pedidas en forma de comentarios y propuestas de mejora inciden en que, en general, inspección actúa como una herramienta al servicio de la administración, cuando deberían velar por el cumplimiento de las leyes. Docentes por la Pública señalan que «el profesorado los siente lejanos, ya que solo hablan con los equipos directivos». Se propone que se presenten al profesorado en un claustro a principio de curso y expliquen sus funciones.