Ideal

El PP se queda solo al defender que Fomento guarde en el cajón el AVE Almería-Granada

Un tren de Cercanías viaja entre las ciudades de Murcia, Elche y Alicante.
Un tren de Cercanías viaja entre las ciudades de Murcia, Elche y Alicante. / Guillermo Carrión
  • El texto del PSOE en el Parlamento andaluz pide la inclusión de previsiones presupuestarias para la ejecución de este tramo del Corredor Mediterráneo

Por el momento, las previsiones de la Hacienda del Gobierno de España a corto y medio plazo dejan el Corredor Mediterráneo cojo de una pata: el tramo Almería-Granada. No hay partida para estos presupuestos, pero tampoco aparecen previsiones contables para los próximos. Y a todo esto se añade que España ha sacado de la programación de fondos UE hasta 2030 este tramo y a que el propio ADIF reconoce en su club de gestores europeos de infraestructura que su propuesta del Corredor Mediterráneo es una Y (en la que desde Tarragona se abren dos patas, una por Zaragoza y Madrid hasta Algeciras y otra por Valencia hasta Almería).

El cóctel de malos augurios ha sembrado de incertidumbre el proyecto, calificado como prioritario por Bruselas. Y ahora, después de la clara expresión de los empresarios del arco mediterráneo que el miércoles pasado reclamaron en Almería -con más de 800 asistentes- la ejecución prioritaria del Corredor en doble vía y hasta Algeciras, el PSOE sometió ayer a votación una proposición no de ley en el Parlamento de Andalucía en la que reclama al Gobierno de España «los créditos suficientes» para la construcción y puesta en funcionamiento del Corredor entre Granada y Almería. «El Parlamento de Andalucía muestra su opinión favorable a que, por parte del Gobierno de España se dé respuesta a la justa reivindicación de la sociedad almeriense», acaba el documento.

El texto, una mera declaración de intenciones sin efectos prácticos, fue aprobado por la totalidad de los grupos políticos del Parlamento de Andalucía salvo el Partido Popular, que aseveró que los diputados autonómicos «abandonan el sentido común y piden la modificación de un proyecto de Ley que ya está en las Cortes, allí deben hacer propuestas a través de sus diputados», adujo el parlamentario Félix Romero.

El diputado socialista almeriense Rodrigo Sánchez lamentó lo que calificó como un «ejercicio de cinismo del PP», que «contamina el debate político». «La realidad es que Almería es el penúltimo en inversión per capita en los presupuestos», afeó antes de agregar que «el PP lleva muchos años engañándonos y debe aceptar la realidad de los hechos; que no diga más que el problema era de Zapatero».

Podemos, Ciudadanos e IU votaron también a favor. Juan Antonio Gil, de Podemos, defendió que Almería y Granada deben recuperar sus «líneas funcionales», mientras que el diputado de Ciudadanos Carlos Hernández White recordó que «el Corredor Mediterráneo no existe si no se hace el tramo Granada-Almería».

La aprobación de la proposición no de ley no tiene efectos prácticos, puesto que se limita a mostrar su parecer «favorable» a un cambio presupuestario que vuelva a incluir una partida para este tramo del Corredor Mediterráneo, paralizado desde que en diciembre de 2009 saliera a exposición pública el estudio informativo del nuevo trazado que valora la obra en 2.200 millones de euros y que reduciría el viaje entre ambas ciudades a apenas 65 minutos.