Ideal

La nueve sede de Urbanismo tendrá una 'doble piel' y un restaurante en la tercera planta

La nueve sede de Urbanismo tendrá 'doble piel' y un restaurante en la tercera planta
  • El edificio, que ahorrará 300.000 euros de alquiler y que ubicará encima del parking de Plaza Marín, contará con materiales producidos y fabricados en la tierra, como el Dekton Cosentino

El concejal delegado del Área de Desarrollo Urbano y Vivienda, Miguel Ángel Castellón, ha presentado hoy el proyecto del nuevo edificio para la Gerencia de Urbanismo que el Ayuntamiento de Almería, a través de la Empresa Municipal de la Vivienda, Almería XXI, construirá sobre el vuelo del aparcamiento de la Plaza Marín, llevando hasta el Casco Histórico las nuevas instalaciones y dependencias.

Según ha señalado el edil en la mañana de este lunes, la construcción el Ayuntamiento cumple una doble finalidad: “Continuar con la política de reducción de gastos en concepto de alquiler que soporta el Ayuntamiento dotando en este caso al Consistorio de nuevas dependencias para uso administrativo -actualmente y en concepto de alquiler las dependencias de Urbanismo en la Rambla suponen un coste anual de casi 300.000 euros- y seguir apostando por la revitalización y regeneración del Casco Histórico, llevando a esta parte de la ciudad un elemento que, sin duda, será dinamizador y que sigue a otras actuaciones que caminan en ese objetivo, como las obras de la Plaza Vieja o los planes de mejora para los entornos de La Alcazaba y el cerro de San Cristóbal”, ha explicado hoy Castellón

Con una inversión prevista de 3.734.925,14 euros y un plazo de ejecución de aproximadamente un año, el proyecto plasmado por los arquitectos de la UTE ‘Lotoarq’, Juan M. López Torres, y Juan M. López González, ganadores del concurso de ideas convocado por Almería XXI, “no es solo la idea de unas dependencias municipales sin más. Es una declaración de intenciones que apuesta por la construcción de un edificio vanguardista en su diseño y adaptado al entorno; funcional y eficiente, poseedor de la máxima calificación energética 'A' y que apuesta también, en su construcción, por materiales producidos y fabricados en la tierra, como el Dekton Cosentino”, ha señalado.

A partir de ahora este proyecto deberá culminar el proceso administrativo necesario para licitar su obras, previsiblemente el próximo mes de abril, “con el objetivo de iniciar las obras de construcción del edificio en junio. Esperamos que para el verano de 2018 todos podamos disfrutar de esta maravilla arquitectónica”, ha avanzado hoy Castellón.

El nuevo edificio ocupará una superficie de algo más de 1.000 metros cuadrados sobre el vuelo del aparcamiento subterráneo de Plaza Marín y contará con una edificabilidad total de 3.043,60 m2, destinados a uso administrativo y también a restauración. El proyecto de ejecución incluye el acondicionamiento de parte de la planta baja, que permita el acceso al nuevo edificio y, sobre la existente, la construcción de dos plantas y ático. En estas quedarían distribuidos los espacios necesarios para el servicio de la Gerencia de Urbanismo con sus distintas secciones.

Abierto y con personalidad

Juan M. López González ha destacado la “motivación” que el uso y la zona ha supuesto para la redacción de un proyecto “singular, funcional, moderno, eficiente y accesible”. En detalle, del proyecto ha destacado “la organización de espacios, hasta en cuatro niveles, configurando un edificio abierto, generando espacios de doble y triple altura, y con una distribución muy flexible para dar cabida a las necesidades en el uso administrativo que tendrá este edificio”. Mención especial para un tratamiento de fachada con “respetuoso con el entorno, pero con personalidad”, significando en el revestimiento exterior del edificio “la combinación de tres elementos: una doble piel ventilada que tamiza la luz, evitando una excesiva radiación solar hacia el interior, amplios ventanales acristalados y placas de Dekton Cosentino, en grandes formatos”.

Por su parte, Juan M. López Torres ha aplaudido la “meritoria” iniciativa del Equipo de Gobierno, “queriendo marcar una impronta en el conjunto de las actuaciones que se quieren desarrollar en el Casco Histórico. Este edificio tiene como retos la economía, la funcionalidad y su inserción dentro del Casco Histórico. Como parte de ese reto, este proyecto aspira a ser un hito en ese proceso de revitalización, además de ser un referente de todo lo que hay a su alrededor”.

Como elementos singulares que se incluyen en el proyecto cabe destacar los lucernarios con vigas vistas de madera laminada y vidrio fotovoltaico, los cuales aprovechan la luz solar para generar energía eléctrica para el autoconsumo; una sala de usos múltiples, con accesos y control independizable; la zona de restauración habilitada en parte de la planta tercera y cubierta, con acceso independiente desde el exterior, en respuesta a la petición de los propios vecinos de la zona, quienes entienden, que será un revulsivo importante para el centro de la ciudad; agua caliente sanitaria generada mediante placas solares para la zona de la Gerencia, y mediante aerotermia para la zona de restauración, e iluminación interior y exterior en fachadas y cubiertas mediante luminarias LED de bajo consumo.