Ideal

La oposición afea el superávit de 26 millones que el Ayuntamiento achaca a Junta y Gobierno

  • La concejal de Economía ha señalado la responsabilidad de la Junta de Andalucía o el Gobierno central ante la "paralización" de proyectos como el Mesón Gitano, la Plaza Vieja o la ampliación del Paseo Marítimo

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Almería --PSOE, Cs e IU-- han instado este viernes al equipo de gobierno (PP) a "ponerse las pilas" después de que la liquidación del presupuesto de 2016 diera lugar a un superávit de 26,5 millones de euros derivados fundamentalmente de inversiones no ejecutadas, sentido en el que la concejal de Economía, María Vázquez, ha señalado la responsabilidad de la Junta de Andalucía o el Gobierno central ante la "paralización" de proyectos como el Mesón Gitano, la Plaza Vieja o la ampliación del Paseo Marítimo.

Durante la sesión plenaria extraordinaria Vázquez ha señalado que "hay un gran porcentaje" de inversiones que no se han podido ejecutar porque "no dependen al cien por cien de la gestión municipal", con lo que ha señalado que en las arcas han quedado 1,6 millones de euros de las obras del Mesón Gitano y siete millones de euros de la segunda fase de la Plaza Vieja así como otro millón de euros más por la ampliación del Paseo Marítimo, entre otras partidas.

"Ha habido 13 millones de euros que el Ayuntamiento no ha podido ejecutar", ha añadido la edil de Economía, quien ha asegurado que de haber podido responder a todas las inversiones previstas se habría alcanzado el "80 por ciento" de ejecución de inversiones con capital no financiero, que se ha situado en el 38,6 por ciento. "Se han aferrado a ese dato como a un clavo ardiendo", ha criticado el concejal.

Pese a ello, todos los grupos políticos de la oposición han considerado que el resultado de las cuentas de 2016 "no es para estar contentos", según ha expresado el portavoz del grupo municipal de Cs, Miguel Cazorla, cuyo partido se abstuvo en la votación de las cuentas de 2016 y posibilitó su aprobación con la mayoría simple del PP.

El portavoz de la formación naranja ha confesado su "incertidumbre" ante los datos de la liquidación del presupuesto de cara a la aplicación de las cuentas de 2017 que su grupo ha apoyado tras alcanzar un acuerdo con el PP, pese a lo que ha manifestado su "voto de confianza" para que se ejecuten los compromisos alcanzados. "No es un cheque en blanco", ha dicho Cazorla, quien ha rechazado las observaciones de Vázquez sobre la incidencia de otras administraciones en la ejecución de los presupuestos al tildar sus justificaciones de "viejas formas de hacer política".

Por su parte, tanto desde IU como desde PSOE se ha criticado que el Ayuntamiento "suba la presión fiscal" y al mismo tiempo "baja la inversión", lo que conllevaría ese superávit. "Las cifras objetivas muestran un fracaso en la gestión de usted y de su equipo de gobierno", se ha dirigido la edil socialista Adriana Valverde al alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, quien ha criticado que la "incapacidad" del equipo de gobierno para la gestión de los fondos ha dado lugar a un "despropósito" especialmente en políticas de empleo y servicios sociales.

En la misma línea se ha expresado el portavoz de IU, Rafael Esteban, quien ha criticado que el Ayuntamiento tenga un "gobierno sin impulso" y que "se dedica al día a día". Con esto, le ha reclamado al alcalde un plan contra la exclusión social y una convocatoria de empleo público, entre otras cuestiones, si bien ha vaticinado que las inversiones no llegarán hasta 2018 porque "estarán las elecciones municipales".

El debate sobre la liquidación del presupuesto se ha extendido hasta el punto siguiente, relativo al rechazo de las alegaciones para la aprobación definitiva de la ordenanza fiscal reguladora del impuesto de bienes inmuebles (IBI), que ha salido adelante con el apoyo del PP y Cs, donde los portavoces del PSOE e IU han criticado que no se opte por una bajada más severa del impuesto para aliviar la presión fiscal dado que, a la vista del resultado de 2016, el ejercicio se finaliza con liquidez suficiente para acometer inversiones.

SALIDA DE NICASIO MARÍN

El pleno también ha dado cuenta de la renuncia a su acta de concejal del edil popular Nicasio Marín, quien no ha estado presente en el pleno pero a quien los grupos políticos han alabado por su gestión durante sus meses en el gobierno local, ya que ha "mostrado cierta cintura para buscar consenso", según IU, ha contado con una "actitud dialogante", según PSOE y ha dado cuenta de su "saber estar", según Cs.

Desde el equipo de gobierno, el concejal Miguel Ángel Castellón ha asegurado que para los miembros de su partido ha sido una "satisfacción" impregnarse de su "buen hacer, conocimientos y sabiduría" de una persona que es un "servidor público de vocación y nacimiento", por lo que le han deseado buena suerte en su nueva etapa. Al mismo tiempo, el primer edil ha adelantado su "bienvenida más cordial" a Carolina Lafita, quien entrará a formar parte del equipo de gobierno.