Ideal

La oposición tratará de enmendar hoy la proposición acrítica del PP o la tumbará

  • La Mesa del Tren contactó con las fuerzas políticas mayoritarias para tratar de que se alcanzara un consenso, como en Sevilla

La situación ferroviaria de Almería volverá a colarse hoy en la Comisión de Fomento del Congreso. El PP ha colocado una proposición no de ley suya, firmada por el diputado almeriense Rafael Hernando, en el orden del día. El texto no contiene ninguna mención autocrítica. De hecho, apenas contiene en su exposición de motivos el catálogo de anuncios que, bajo la presión de la Mesa del Ferrocarril, el Ministerio de Fomento ha hecho en Almería: un viaje más corto, un tren adaptado y obras puntuales para remozar la centenaria línea convencional entre Almería y Linares.

El contenido no contenta a ninguno de los partidos de la oposición, que en una maratoniana jornada en el Congreso intentarán enmendar el texto para que, cuanto menos, incluya las demandas de la Mesa en Defensa del Ferrocarril en Almería. De hecho, la plataforma ha sido la impulsora de estas declaraciones -ya se efectuó una consensuada en el Parlamento de Andalucía y ha animado a los diputados y a los ayuntamientos a su aprobación plenaria-.

Consultados por este periódico, los tres principales partidos de la oposición mostraron su disposición a dialogar, a introducir enmiendas en el texto popular, o en su defecto a tumbar la iniciativa para sustituirla en un futuro con una que muestre la situación real del tren en Almería. «Carece de cualquier tipo de compromiso económico o temporal, algo especialmente grave teniendo en cuenta la proximidad de los presupuestos», trasladaron desde Podemos. Los de Ciudadanos, por su parte, anunciaron la presentación de una enmienda de sustitución al texto, si bien se avinieron a negociar un documento que salga al fin firmado por todos.

El portavoz de la Mesa del Tren de Almería, José Carlos Tejada, estableció en los últimos días una ronda de contactos con los partidos para intentar que éstos alcanzaran un texto realista y de consenso, algo que ya fue posible anteriormente, el año pasado, en el Parlamento de Andalucía.