Ideal

Los familiares de la Residencia Asistida piden descartar el traslado de ancianos

Una trabajadora, en una de las habitaciones de la Residencia Asistida de Ancianos de la Diputación.
Una trabajadora, en una de las habitaciones de la Residencia Asistida de Ancianos de la Diputación. / IDEAL
  • Javier Aureliano García y Ángel Escobar se ofrecen a mantener una reunión semanal para dar cuenta de las novedades respecto de las instalaciones

La Diputación no reniega de hacer obras en la Unidad de Poniente de la Residencia Asistida. Sin embargo, de la reunión que mantuvieron ayer los representantes del ente público provincial y los familiares de los 47 residentes en dicho espacio de la residencia salió un pacto fructuoso. El vicepresidente de la Diputación Provincial de Almería, Javier Aureliano García, y el diputado de Bienestar Social, Igualdad y Familia, Ángel Escobar, adquirieron el compromiso de mantener una reunión semanal para tratar las novedades que puedan darse respecto de sus familiares. Con ello solventaron la sensación de desinformación que habían venido manifestando en estas últimas semanas, desde que en diciembre, y por un cartel sindical, tuvieron las primeras noticias de que el actual domicilio de sus ancianos iba a echar el cierre por obras.

Pero, además, el encuentro sirvió también para calmar los ánimos frente a lo que, en los últimos días, había trascendido como un traslado inmediato de sus seres queridos a otras residencias de titularidad autonómica en la provincia de Almería. Según relató un portavoz de los familiares, el encuentro -más cordial que el del viernes pasado, que llegaron a calificar de «bronco»- comenzó con una petición de «disculpas» por parte de los representantes políticos populares «por la forma de actuar hasta la fecha y por haber ocultado cierta información», trasladaron. «Nos han dicho que a partir de ahora va a haber total transparencia», redundó uno de los asistentes al encuentro.

Los representantes de la Diputación trasladaron a los familiares que la pretensión del gobierno provincial pasa por ejecutar obras de homologación en dicho área y que han requerido -lo hicieron ayer mismo, en un nuevo escrito- a la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Almería para que paralice los nuevos ingresos. El documento, signado por el presidente de la Diputación, Gabriel Amat, pide a la Junta a paralizar estos ingresos en base a una cláusula del convenio de concierto de plazas que permite al adjudicatario solicitar la resolución parcial del contrato en el número de plazas afectadas por unas obras, «reformas o reparaciones» en sus instalaciones. En dicho documento, Amat afirma que los servicios técnicos de Diputación están ya «redactando» el proyecto de obra para poderlas comenzar «en cuanto la Unidad de Poniente no se encuentre ocupada por residentes».

Los familiares siguen a la expectativa, porque -reiteran- cuentan con el precedente del cierre de la Unidad de Levante de la Residencia Asistida, en el pasado mandato (también bajo gobierno popular). Entonces, insisten, se les trasladó que el cierre era por obras. Sin embargo, las obras no han comenzado, y las plazas no se han vuelto a concertar. Por lo pronto, registraron ayer un escrito pidiendo la paralización de cualquier posible traslado al menos hasta que no haya un acuerdo con las familias.

«Las obras hay que hacerlas y las va a pagar la Diputación. Si la Junta reubica a los residentes en otros centros, podremos hacer obras estructurales de mayor envergadura para homologar la Unidad. Si la Junta no responde, los residentes no podrán ser trasladados, por lo que se seguirán tomando medidas de choque, aunque no es la mejor solución según los técnicos», trasladó, por su parte, el vicepresidente provincial, Javier Aureliano García, en un comunicado.

Temas