Ideal

El Defensor abre una investigación sobre la menor liberada en El Zapillo

El Defensor abre una investigación sobre la menor liberada en El Zapillo
  • La Fiscalía afirma que la menor no se prostituyó mientras que el juzgado instructor mantiene los cargos de prostitución para su madre

La Oficina del Defensor del Menor de Andalucía, dirigida por Jesús Maeztu, abrió el pasado jueves una queja de oficio dirigida al Ente Público de Protección de Menores tras detectar la situación de desamparo de la niña de 13 años rescatada por la Policía Nacional y su hermano, asumiendo su tutela tal como dispone la legislación. A este respecto, según el texto de la queja, la Defensoría señala que «pretende obtener información sobre intervenciones de los servicios sociales con esa familia, así como respecto de la garantía de su escolarización obligatoria».

Al margen de la investigación judicial, el organismo alega que «hemos de centrarnos en la circunstancia de que, en apariencia, ni la madre ni los menores estaban siendo objeto de seguimiento por parte de los servicios sociales comunitarios, ni por parte del Ente Público de Protección de Menores», manifiesta el Defensor del Menor.

Por su parte, la Fiscalía de Almería informó el pasado jueves de que la niña de 13 años rescatada por la Policía Nacional en la capital almeriense, en la que fue detenida su madre, realizaba labores de servicio doméstico pero no ejercía la prostitución. Fuentes del Ministerio Público indicaron que de las diligencias practicadas «no se deduce que la madre animara a la niña a prostituirse» o la ofreciera para mantener relaciones sexuales, sino que lo que quería es que regresara con alimentos, alcohol y tabaco. También señalaron que la menor era contratada para realizar trabajos de servicio doméstico y que su progenitora, que sufre una fuerte adicción al alcohol, le «exigía» que le llevase bebidas etílicas, tabaco y comida, porque, «si no, la echaba de la casa y le pegaba».

En este sentido, precisaron que la madre, a la que el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha impuesto órdenes de alejamiento respecto a la niña y otro hijo de 9 años, está siendo investigada por los delitos de malos tratos y abandono de menores. Sobre J.M.S.P., el hombre de 59 años que ingresó en prisión por un presunto delito de abusos sexuales tras ser detenido por la Policía Nacional en la misma operación, la Fiscalía de Almería ha precisado que no llegó a consumar ninguna relación sexual con la víctima. Han aclarado que el investigado conoció a la niña en el paseo Marítimo de Almería y que allí le propuso trabajar en su casa, donde sí intentó abusar de ella, si bien nunca pasó de realizarle tocamientos ante la negativa de la menor.

La Fiscalía precisó asimismo que se ha acreditado un «abandono total» por parte de la madre que, unido a la adicción de la mujer y las circunstancias en las que se encontraba la menor, habrían provocado que de seguir en esta situación «hubiese un alto riesgo de que cayese» en la prostitución. Desde el Ministerio Público han destacado la «labor espléndida» realizada por la Policía Nacional en una actuación de «oficio».

El juez mantiene los cargos

No obstante, el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, mantiene la investigación sobre la madre ante los presuntos delitos de abandono y relativo a la prostitución a partir de los indicios que figuran en el atestado policial, confirmaron fuentes del TSJA, las mismas que señalaron que en el transcurso de la investigación judicial, aún en fase inicial, las imputaciones podrían variar, si bien de momento mantiene la investigación por estos delitos tras haber levantado el secreto de sumario.

La mujer se encuentra en libertad con cargos por estos hechos y cuenta con una orden de alejamiento tanto de la niña como de su otro hijo menor, de nueve años. Asimismo, en la causa también se encuentra investigado un varón de 59 años por la comisión de un presunto delito de abusos sexuales para quien el juez ordenó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.