Ideal

El Defensor del Menor andaluz abre una queja para analizar cómo se llegó a la situación de desamparo de la menor rescatada

  • Señala que "pretende obtener información sobre intervenciones de los servicios sociales con esa familia, así como respecto de la garantía de su escolarización obligatoria".

La Oficina del Defensor del Menor de Andalucía, dirigida por Jesús Maeztu, ha abierto una queja de oficio dirigida al Ente Público de Protección de Menores tras detectar la situación de desamparo de la niña de 13 años rescatada por la Policía Nacional y su hermano, asumiendo su tutela tal como dispone la legislación.

A este respecto, según el texto de la queja, la Defensoría señala que "pretende obtener información sobre intervenciones de los servicios sociales con esa familia, así como respecto de la garantía de su escolarización obligatoria".

De este modo, apunta que los medios de comunicación vienen relatando noticias referentes a una intervención policial realizada el pasado 8 de febrero de 2017, en Almería capital, a resultas de la cual se procedió a la detención y puesta a disposición judicial de determinadas personas acusadas de maltrato sexual y explotación laboral a una niña de 13 años de edad.

Según las crónicas periodísticas, añade Maeztu, "la menor ejercía la prostitución para mantener a su madre y hermano de 9 años de edad", una situación "de la que se aprovechaban individuos desaprensivos que abusaban sexualmente de la menor, e incluso algún comerciante que empleó a la menor en su establecimiento explotándola laboralmente".

Esta información, matiza, "ha sido posteriormente puntualizada por la Fiscalía que recalca que la investigación hasta el momento realizada no arroja datos concluyentes sobre el ejercicio de la prostitución, ello sin perjuicio de que a pesar de ello se hubiera producido maltrato sexual e incluso explotación laboral".

Además, el Defensor apunta que ha trascendido que la madre de la menor es inmigrante procedente de Rusia y que el padre de la niña habría fallecido. Sin embargo, añade, "el padre de su hermano es de nacionalidad española, y al parecer nunca se habría hecho cargo de él".

"Dejando a un lado estos hechos, cuya investigación y exigencia de las correspondientes responsabilidades está en estos momentos siendo objeto de trámite por los Juzgados de Almería, hemos de centrarnos en la circunstancia de que, en apariencia, ni la madre ni los menores estaban siendo objeto de seguimiento por parte de los servicios sociales comunitarios, ni por parte del Ente Público de Protección de Menores", manifiesta el Defensor del Menor, que por ello inicia este expediente de queja.