Ideal

Tras los pasos del amor

  • Los alumnos de la Escuela de Artes ejecutan dos recorridos por el Casco Histórico y hasta la Plaza de Campoamor para celebrar el Día de San Valentín

Los caminos del amor son inescrutables. Nunca sabes cuándo puede llamar a tu puerta, a qué hora llega ese tren que te llena el estómago de mariposas. Ni tampoco cuál es la ruta que te lleva a ese viaje de sensaciones. Pero la cuestión es que aparece, como obra de la magia. Ayer, lo que aparecía como obra de una varita mágica, era la ruta almeriense del amor. Dos caminos que sensaciones positivas que acaban -no podía ser de otra manera- a los pies de San Valentín.

"Teníamos poco tiempo y queríamos que fuera algo llamativo y que aplicara lo que los alumnos de la Escuela de Artes han aprendido", revelaba Silvia Bermúdez, profesora del centro educativo. La Asociación de Vecinos del Casco Histórico quería que San Valentín fuera un reclamo para que los almerienses se reconciliaran con sus raíces, que visitaran el entramado de calles trazado en el periodo del Califato de Córdoba. Y el romanticismo del barrio, sumado a su fuerte actividad hostelera, sirven como excusa perfecta.

Desde este viernes y hasta el próximo martes 14 de febrero, la plaza de Campoamor, en pleno corazón histórico de la ciudad, servirá de eje para un amplio programa de actividades con la única finalidad de que los almerienses se enamoren del Casco Histórico. "Todo ha partido de los vecinos y nos ha costado 375 euros", desvelaba Magdalena Cantero, presidenta de la Asociación.

La instalación artística aún está a medio montar. Son esculturas efímeras que han utilizado los propios elementos de la plaza como base. Árboles rojos y cubiertos de corazones y miles de mariposas moviéndose al ritmo de la brisa. "Lo han ejecutado los alumnos de primero de Escultura Aplicada al Espectáculo, un ciclo nuevo en la Escuela de Artes, y de segundo de Escultura", trasladaba Silvia Bermúdez. La implicación de la Escuela de Artes ha sido absolutamente determinante. Sus alumnos han sido los que han diseñado las dos 'rutas del amor' y los que lo han ejecutado.

La primera parte de la propia Escuela de Artes. Y la segunda lo hará desde la Puerta de Purchena. Ambas se cruzan, como fruto del azar, en la plaza de Campoamor. "Es una muestra de cómo es el amor. Dos caminos separados que se encuentran por casualidad en un punto", asevera Bermúdez. Los caminos están señalizados con pasos rojos que lanzan mensajes positivos, de amor en el más amplio de los sentidos. No de enamoramiento, sino también de cariño, de placer, de alegría o de amistad.

En la plaza de Campoamor, los caminos desembocan en una plaza vestida para la ocasión y en la que el bajorrelieve de San Valentín -obra de Jesús de Perceval- recuerda que es en la Catedral de Almería en donde San Valentín (Valentinus) reposa para la eternidad.