Ideal

Las patronales del arco mediterráneo se citan en abril en Almería para exigir obras en el AVE

Miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios, la patronal que capitanea los actos de reivindicación en las obras del Corredor Mediterráneo.
Miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios, la patronal que capitanea los actos de reivindicación en las obras del Corredor Mediterráneo. / IDEAL
  • El acto tendrá lugar el 11 de abril, apenas dos semanas después del viaje de la Mesa del Tren a Bruselas

La Cuaresma, tiempo de penitencia para los cristianos, será especialmente elocuente en Almería para los despachos del Ministerio de Fomento. A la cita en la que están trabajando desde la Mesa en Defensa del Ferrocarril en Almería para llevar hasta los mismísimos despachos de la Comisión Europea de Transportes en Bruselas (Bélgica) se sumará un nuevo hito reivindicativo, este a las puertas de casa. La Asociación Valenciana de Empresarios -que capitanea la iniciativa 'Yo quiero Corredor'- junto con patronales de todo el arco mediterráneo desplegará en Almería el Martes Santo, 11 de abril, todo su arsenal para exigir la vuelta a las obras en el trazado de la Línea de Alta Velocidad entre Murcia y Almería, completamente parada desde hace casi un lustro.

La iniciativa de los patronos valencianos se enmarca en una ruta territorial por algunas de las provincias de influencia del Corredor que se inicia el próximo lunes en Tarragona. En esa cita participarán representantes de entidades como el Cercle d'Economia o Foment del Treball Nacional, dos de las grandes organizaciones empresariales de Cataluña. Al acto ya se han inscrito más de 200 empresarios. A las pocas semanas, este encuentro se repetirá en Murcia (el 14 de marzo) y posteriormente en Almería.

La ubicación de estos actos no está escogida al azar: Tarragona, Murcia y Almería son los principales escollos para que el Corredor avance. En el primero de los casos, el catalán, el tramo entre Tarragona y Vandellós apenas cuenta con una vía de ancho ibérico, lo que genera un cuello de botella e impide la circulación de trenes de ancho convencional. A esto se suma que la adaptación al ancho europeo entre Vandellós y Castellón (actualmente en doble vía pero ancho ibérico) ni siquiera ha comenzado.

En el caso murciano, las obras avanzan desde el nudo de La Encina, donde conectan con el AVE Alicante-Madrid. Pero las conexiones con el Puerto de Cartagena y con Almería están aún en pañales y sin obras en perspectiva. Sólo el escueto tramo entre Pulpí y Cuevas del Almanzora, de 12 kilómetros, para el que el Gobierno espera comenzar las obras en marzo o abril y que, a día de hoy, ni siquiera ha resuelto el contencioso que mantiene con Sacyr, la adjudicataria, que ha renunciado a su ejecución.

El acto previsto por las patronales mediterráneas en Almería será el segundo gran evento que celebren los empresarios en la provincia para exigir al Gobierno obras ferroviarias. El primero, en verano de 2014, fue netamente almeriense. La Confederación de Empresarios de la Provincia de Almería (Asempal) y la Cámara de Comercio organizaron el acto reivindicativo 'Mañana puede ser tarde' que concitó a casi medio millar de personas en el Teatro Cervantes de la capital almeriense. De momento, la Cámara de Comercio de Almería ya se ha unido a la iniciativa de la Asociación Valenciana de Empresarios.

Apenas dos semanas antes, una representación de la Mesa del Ferrocarril acudirá a Bruselas para trasmitir a la Comisión Europea -que es quien aporta la mayor parte de los fondos con los que se financia la ejecución de infraestructuras ferroviarias en España- su más enérgica protesta por la parálisis en un proyecto que ha sido calificado por el gobierno europeo como prioritario en sus planteamientos de red. Bruselas, no obstante, no es ajena a esta parálisis. Hace pocas semanas, el coordinador de la Comisión para el Corredor Mediterráneo ya daba un enérgico tirón de orejas al Ministerio de Fomento y aseveraba que el principal cuello de botella de todo el eje transeuropeo -más bien un tapón- era el tramo entre Almería y Murcia. Lo calificaba en su informe, incluso, como «eslabón perdido» en la cadena que está llamada a ser el principal revulsivo económico de todo el levante peninsular.

Mientras tanto, Fomento aún no ha anunciado la visita del ministro De la Serna a Almería. «Cuanto antes», dijo a la prensa, que tendría lugar este viaje tras conocer el malestar social almeriense por su actual exclusión de las obras ferroviarias. La semana pasada sí que viajó a Loja, donde anunció un nuevo retraso en las obras del AVE a Granada: para 2018.