Ideal

El Obispado sigue siendo titular de la sede vecinal de los Molinos 29 meses después de haberse denunciado

Una persona pasea frente a la sede social objeto de la polémica.
Una persona pasea frente a la sede social objeto de la polémica. / S. G. H.
  • El PSOE, partido que avisó del caso en el 2014, confirma en el Registro que el inmueble continúa en manos de la Iglesia pese a que iba a devolverlo

No parece haber forma de que la Diócesis de Almería devuelva al Ayuntamiento la titularidad del inmueble del siglo XIX que albergaba la antigua escuela de Los Molinos y que se inmatriculó en el año 2008 aprovechando una controvertida prerrogativa de la Ley Hipotecaria.

Pese a que los últimos concejales de Urbanismo que ha tenido la ciudad, uno es Pablo Venzal y el otro el actual alcalde Fernández-Pacheco, aseguraran, el primero en 2014 y el segundo en 2015, que el acuerdo era total con el Obispado y que la propiedad revertiría al erario publicó. El Grupo Municipal Socialista ha podido confirmar que el inmueble hoy sede vecinal de la asociación San Antonio de Los Molinos continúa perteneciendo a la Iglesia Católica.

Fue el pasado mes de noviembre de 2015, justo antes de que el hoy primer edil tomara posesión, cuando se celebró una reunión entre él, como responsable de Urbanismo, y el vicario de Obra, Miguel Romera. El titular de la información de IDEAL al día siguiente rezaba: 'El Obispado acuerda con Urbanismo devolver el edificio de Los Molinos'.

Así al menos se trasladó tras un encuentro en el que ambas instituciones emplazaban a las próximas semanas para cumplir sin apenas negociación un trámite que quedaba en manos exclusivamente técnicas. Sólo restaba tramitar el expediente y firmar ante notario la nueva -aunque también vieja- titularidad. Cabe recordar que el inmueble ha sido siempre municipal hasta 2008, año en el que atendiendo a una norma impulsada por José María Aznar cuando era presidente del Gobierno, se quedó la Iglesia con su propiedad gracias exclusivamente a una firma del obispo.

Un asunto que «colea»

Casi 15 meses después de la última reunión, el propietario del citado inmueble continúa siendo el Obispado de la Diócesis de Almería, según aparece en la Nota Simple informativa del Registro de la Propiedad Urbana solicitada por el Grupo Municipal Socialista la semana pasada.

Para la viceportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Carmen Núñez, todo este asunto se reduce a que ha sido siempre una «gran mentira del alcalde». En declaraciones a IDEAL, Núñez ve «ineptitud» e «ineficacia» en la gestión del equipo de gobierno en un asunto «que colea desde 2014», señala, haciendo referencia a que fue su grupo quien desveló esta inmatriculación en mitad de un pleno de hace más de dos años.

Entonces desde el equipo de gobierno de Comendador se le quitó hierro al asunto calificándolo como un simple «error» cometido por la Diócesis el cual ya estaba en vías de resolverse. Hasta explicaron entonces que se habían mantenido reuniones con el vicario llegando incluso a un acuerdo «en silencio, sin miedo y defendiendo los intereses de Almería», en palabras de Pablo Venzal, entonces portavoz municipal.

Nada más lejos de la realidad, pues su sucesor en el cargo tuvo que esperar a una información de este diario para reavivar unos encuentros que pese a que siempre han acabado con la escenificación de acuerdo total, hoy por hoy la situación sigue en 'stand by'. Todo se queda en «palabras de buena voluntad», según Núñez, que no entiende que si todo fue un simple error, cómo es que «nadie ha cumplido su compromiso para que se devuelva el inmueble al Ayuntamiento», critica.

Falta de transparencia

Al igual que IDEAL, desde el PSOE municipal han hecho seguimiento a este caso desde el principio. Así, explican que en abril de 2016 registraron un escrito que, según denuncia Núñez, «nunca se respondió por parte del Gobierno local». Esta supuesta falta de respuesta por parte del PP ha sido la que a la postre ha forzado a la formación socialista a acudir hasta el Registro de la Propiedad, donde han podido confirmar, a través de la petición de una nota simple, que el inmueble sigue a nombre de la Iglesia Católica.

«La falta de respuesta a dicha petición era un claro intento de ocultar que el Partido Popular no había dado un sólo paso por zanjar este problema», subraya la viceportavoz del PSOE, que cree que a estas alturas, «nada» puede justificar que no se haya recuperado el centro social para la ciudad. «Está claro que el alcalde solamente quiere ser reivindicativo cuando y ante quienes le interesa y que la Iglesia Católica no está en esa lista, por mucho que el perjuicio lo estén asumiendo todos los almerienses», concluye.

Desde el Obispado justificaron el retraso debido a la ardua tramitación administrativa del cambio de titularidad. Según explicaron a IDEAL, los papeles se encuentran ya en el registro y sólo esperan a que les llamen para firmar