Ideal

Las obras de conexión del Bajo Andarax a la depuradora llevan en marcha unas dos semanas

Obras de la excavación para la instalación del contador en el límite de la Mancomunidad con Almería.
Obras de la excavación para la instalación del contador en el límite de la Mancomunidad con Almería. / IDEAL
  • El Consistorio apremia a la Junta en el Pleno para que acelere una actuación en El Bobar que se acabó hace más de dos meses

La Mancomunidad de municipios del Bajo Andarax lleva aproximadamente dos semanas ejecutando las obras previas de conexión a la depuradora de aguas residuales El Bobar, la cual necesita para que Viator, Huércal de Almería, Gádor, Pechina, Benahadux, Rioja y Santa Fe de Mondújar dejen de verter sus aguas fecales al cauce del río Andarax, que a su paso por la capital deja mal olor y multiplica la presencia de mosquitos en verano.

Así lo aclaró ayer el presidente del ente supramunicipal Juan Antonio Almansa, que informó que los trabajos que se están llevando a cabo a la altura del Sector 21, entre los municipios de Viator y Huércal, tiene el objeto de instalar el contador necesario para recabar los datos de consumo del servicio que después se remitirán al Ayuntamiento de Almería. Tras lo cual está previsto el inicio de las conexiones a la red, desde la desembocadura al nacimiento del río, de los siete pueblos. Será entonces cuando finalicen de una vez todos los problemas de vertidos ilegales al cauce del Andarax que tanto perjuicios está ocasionando en algunos barrios de la capital y que ha sido llevado incluso a Fiscalía.

«Placas tectónicas»

Las estimaciones que maneja la Mancomunidad prevé que todo esté listo a finales del mes de febrero, aunque no acaban de fiarse debido a los antecedentes que arrastra una actuación que además de sustantiva ha sufrido muchísimos retrasos en los últimos años. Quizás a los innumerables vaivenes de las obras de ampliación de la depuradora o de abastecimiento y saneamiento del ciclo integral del agua responda que el pasado lunes el edil de Servicios Municipales, Juanjo Alonso, le metiera prisa a quien ya había terminado su parte. A una Junta de Andalucía con la cual ironizó: «No sé si están esperando a que las placas tectónicas se mueven y acaben desplazando las arquetas para que se puedan finalmente conectar los pueblos».

Alonso se refería así a las obras de abastecimiento y saneamiento correspondientes a la segunda fase del ciclo integral del agua que fueron finalizadas completamente el pasado 22 de noviembre, siendo recibidas por la Mancomunidad a principios de diciembre.

Como ya contó este diario, una vez terminada la ampliación de la depuradora por parte de la Junta, a la hora de conectarla a la red general se detectaron problemas: se habían hecho ambas conexiones a diferentes alturas, lo que obligó al Ejecutivo andaluz a subsanar dicho inconveniente de la construcción dilatando aún más una conexión de los pueblos que se estimaba para este pasado verano.

El delegado territorial de Medio Ambiente, Antonio Martínez, dudó ayer que el descargo del concejal del Consistorio almeriense respondiese a un simple desconocimiento, pues además de que aseguró que Aqualia -empresa de aguas del Ayuntamiento- estuvo informada de los avances de las obras, también el fin de estas «consta» en las distintas comunicaciones de la Delegación de Medio Ambiente y en la propia licencia de obra otorgada por el Ayuntamiento.

«El señor Alonso debe saber que una vez finalizada la conexión se hizo la correspondiente acta de entrega de la red de saneamiento a la Mancomunidad de municipios del Bajo Andarax, una noticia que apareció en todos los medios locales», señaló, para a continuación recordar que a partir de esta fecha, «la Mancomunidad es la titular de la obra y la competente en realizar las conexiones de los colectores locales de los municipios al colector General», añadió.

Las obras ahora en curso fueron adjudicadas a Construcciones Proyectos Mediterráneos Ortiz.