Ideal

La Junta crea un grupo de trabajo para dar viabilidad a la flota de palangre del pez espada

La Junta crea un grupo de trabajo para dar viabilidad a la flota de palangre del pez espada
  • La consejera Carmen Ortiz ha mantenido un encuentro con representantes del sector pesquero almeriense y granadino

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha informado hoy al sector pesquero de la creación de un grupo para elaborar un plan de futuro que garantice la viabilidad de la flota de palangre de superficie del Mediterráneo andaluz, dedicada a la pesca de pez espada y atún.

Según ha trasladado la Junta en una nota tras la reunión mantenida por Ortiz en Almería con representantes del sector pesquero almeriense y granadino, ésta ha trasladado la "preocupación" del Gobierno andaluz por la situación en la que se encuentra actualmente esta flota, ante el plan de recuperación para esta especie aprobado por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat).

La titular de Agricultura ha explicado que dicho plan establece un tope de capturas para todo el Mediterráneo de 10.500 toneladas de pez espada en 2017.

Asimismo, el plan incluye previsión de reducciones adicionales a razón de un 3 por ciento anual entre 2018 y 2022, en total un 15 por ciento de reducción. Plantea además una veda de tres meses al año (de enero a marzo) y el aumento de la talla mínima de captura.

Ha revelado que la Consejería va a realizar un estudio socioeconómico de la flota y su viabilidad que sirva de base para el grupo de trabajo y para "consensuar una serie de medidas técnicas para la pesquería y un efectivo sistema de control de la misma"

"Es necesario buscar otras salidas que aseguren el futuro del sector, habilitando, por ejemplo, un cambio de modalidad temporal para que puedan capturar otras especies o incluso ir a caladeros de la zona internacional", ha destacado Ortiz.

Actualmente, la flota andaluza censada en palangre de superficie en el Mediterráneo son 46 barcos, de los cuales 35 tienen base en el puerto almeriense de Carboneras.

El resto se reparte entre Roquetas de Mar, con seis, Adra, Almería y Garrucha, con un barco en cada uno, y el puerto granadino de Motril, con dos.