Ideal

Los regantes de Almería reclaman al Gobierno subvenciones al precio del agua desalada en los presupuestos

Miembros de la Federación de Regantes de Almería recorren el Canal del Tajo-Segura vacío, a su paso por Pulpí
Miembros de la Federación de Regantes de Almería recorren el Canal del Tajo-Segura vacío, a su paso por Pulpí / IDEAL
  • Desde Feral entienden que "vuelven a darse las condiciones para que haya un claro gesto político del Gobierno de España en favor de los regantes murcianos"

La Federación de Regantes de Almería ha reclamado al Gobierno que contemple en los presupuestos generales del Estado de este año partidas para subvencionar el precio del agua desalada ante la posibilidad de que la Región de Murcia reciba "por segundo año consecutivo" este tipo de prestaciones, lo que ha puesto en "alerta" a los regantes almerienses.

En una nota, la federación ha señalado que tras la reunión celebrada hace unos días por regantes del trasvase Tajo-Segura con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, "todo apunta a que los presupuestos generales del Estado para este año consignarán la provisión económica necesaria para rebajar en 20 céntimos por metro cúbico el precio del agua desalada, que actualmente ronda los 50 céntimos por metro cúbico".

El "compromiso" que el Ministerio de Agricultura "ya ha expresado verbalmente" a los regantes murcianos coincide, según Feral, con las primeras negociaciones mantenidas por el Gobierno de la Región de Murcia con los diferentes grupos políticos para la elaboración del pacto regional por el agua en Murcia, "que aboga claramente por el establecimiento de un precio del agua desalada razonable y homogéneo".

Desde Feral entienden que "vuelven a darse las condiciones para que haya un claro gesto político del Gobierno de España en favor de los regantes murcianos, creando de nuevo un claro agravio comparativo a los regantes almerienses".

La entidad ha expresado su interés en reunirse con la ministra de Agricultura "en las próximas semanas" para expresarle "de primera mano" la necesidad de incluir a Almería en las subvenciones para el precio del agua desalada y "evitar así que pierda músculo comercial el principal proveedor europeo de frutas y hortalizas durante todo el año".

Políticos en "modo avión"

Ante esto, han reclamado que se contemple a la provincia de Almería como beneficiaria de las mismas medidas económicas excepcionales que reciba el campo murciano para abaratar el precio del agua desalada con destino al riego agrícola. Además, los regantes de Almería consideran que el trabajo político realizado hasta la fecha por los parlamentarios almerienses en Madrid "no ha obtenido resultados concretos".

"Nos da la sensación de que nuestros parlamentarios están en modo avión, llenos de buenas intenciones, pero sin propuestas que vayan a reflejarse presupuestariamente en las medidas de apoyo que el campo almeriense necesita para seguir regando durante los próximos años", ha explicado el presidente de Feral, José Antonio Fernández, para quien los diputados y senadores almerienses "siguen en 'modo avión'".

La federación ha asegurado que el campo almeriense dependerá "cada vez más" del agua desalada por la "reducción" de recursos hídricos convencionales a consecuencia del cambio climático y la "ausencia" de inversiones previstas para trasvases.

Según las previsiones manejadas por Feral, hasta el año 2021 la planificación hidrológica para Almería recoge principalmente actuaciones dirigidas a aumentar los recursos procedentes de la reutilización de aguas, "a pesar de las dudas que se ciernen sobre el precio final de las aguas reutilizadas desde que la Comisión Europea ha comenzado a trabajar en una nueva normativa comunitaria que podría aplicar a las aguas depuradas con destino a riego agrícola los mismos criterios higiénico-sanitarios y de calidad que para el agua potable de boca".

En este contexto, la desalación "se convierte en el recurso hídrico más seguro durante los próximos años" pese a que el Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas "reconoce que la dependencia de la desalación implica hacer frente al incremento de coste que supone o enfrentarse a una escenario futuro en el que se reduzca el agua disponible para la agricultura y se limite seriamente el desarrollo económico de la provincia".