Ideal

Acepta 17 años de prisión por traficar con cannabis e intentar matar a 4 agentes

  • Sin embargo, el hombre no cumplirá más de 9 años y 3 días de prisión, debido a que la actual legislación impide condenar a un acusado al triple de la pena máxima impuesta

J.R.P., un hombre acusado de traficar con cannabis e intentar disparar con una escopeta modificada a cuatro agentes de la Guardia Civil, si bien no pudo hacerlo porque olvidó quitar el seguro del arma, ha aceptado penas que suman 17 años y medio de prisión tras reconocer que cometió los hechos.

El procesado ha mostrado su conformidad ante los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia de Almería, después de que el fiscal rebajara su petición inicial de 43 años de cárcel por cinco delitos de homicidio intentado, así como por delitos de atentado, tenencia ilícita de armas y tráfico de estupefacientes, han informado fuentes judiciales.

No obstante, según han señalado las mismas fuentes, el hombre no cumplirá más de 9 años y 3 días de prisión, debido a que la actual legislación impide condenar a un acusado al triple de la pena máxima impuesta, en este caso de 3 años y un día por el delito de atentado.

A J.R.P. le ha sido impuesta a su vez una multa de 9.447,94 euros por el delito de tráfico de estupefacientes, mientras que un segundo acusado en esta causa no ha comparecido esta mañana ante el tribunal, por lo que tendrá que ser juzgado más adelante.

La calificación del fiscal señala que el acusado, J.R.P., de 25 años, se dedicaba al cultivo y distribución de cannabis junto a otro hombre, L.D., para lo que ambos utilizaban una vivienda ubicada en Roquetas de Mar.

El Ministerio Público relata cómo sobre las 19:00 horas del 30 de agosto de 2015 L.D. fue sorprendido por agentes de la Guardia Civil en la calle en la que se encuentra dicho inmueble, cuando portaba once bolsas de plástico con 65 gramos de cannabis y diez bolsas con resina de cannabis.

Cuando los guardias civiles iban a detenerlo, el hombre comenzó a correr, se introdujo en un portal y subió las escaleras con la intención de refugiarse dentro de una casa en la que lo esperaba J.R.P., si bien fue interceptado por los agentes en el recibidor de la vivienda.

En ese momento J.R.P., que se encontraba tras una puerta enrejada de hierro que separaba el recibidor del resto del inmueble, apuntó con una escopeta de cañones yuxtapuestos del calibre 12 a los agentes y apretó en varias ocasiones los gatillos.

Sin embargo, la escopeta no llegó a dispararse porque el procesado, que además carecía de permiso de armas, había olvidado retirar la palanca del seguro.

Tres de los agentes trataron de reducir a J.R.P., quien forcejeó con ellos y les causó escoriaciones y contusiones.

El acusado fue detenido ese mismo día y durante la jornada siguiente se realizó un registró en la vivienda, en la que fueron localizados 4.845,98 gramos de cannabis, valorados en 9.447,94 euros.