Ideal

Equinac lamenta que "no se atendiera" su petición contra la red que vendía monos con riesgo de VIH

  • Según añade la portavoz de la asociación almeriense, la magistrada inicialmente les dio por personados en la causa pero, el pasado jueves, a raíz de la petición de registro les reclamó el pago de una fianza de 3.000 euros antes de resolver nada

La asociación Equinac, entidad almeriense sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es la protección y defensa de animales, ha lamentado este sábado que el juzgado de instrucción número 5 de Elche (Alicante) "no atendiera" su petición de actuar contra una red que vendía monos tití (primates del género 'Callithrix') con riesgo de que puedan estar infectados de VIH.

Según ha informado la portavoz de Equinac, Eva Morón, hace dos semanas desde la asociación animalista alertaron de la existencia de una red de venta de estos primates y se quisieron sumar a la causa iniciada por los efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Alicante bajo el marco de la Operación Titisali, que investigaba a siete personas --cuatro en Alicante, dos en Murcia y una en Sevilla-- como presuntas autoras de varios delitos relativos a la protección de flora y fauna.

En la causa, Equinac, toda vez que el Seprona se incautó de 25 de los 67 monos titís que poseía la red de tráfico de animales denunciada y comprobara que uno de ellos es portador de anticuerpos de los virus VIH y de HTLV (virus linfotrópico de células humanas), se personó el pasado lunes pidiendo una orden de registro y decomiso de animales a una mujer, que presuntamente pertenecía a la red, que anunciaba por Internet la venta de estos primates.

Por ello, según añade la portavoz de la asociación, la magistrada inicialmente les dio por personados en la causa pero, el pasado jueves, a raíz de la petición de registro les reclamó el pago de una fianza de 3.000 euros antes de resolver nada. Ante esta situación, Equinac ha rechazado el pago de la fianza y ha interpuesto un recurso de apelación, ya que entiende "que el juzgado debe actuar de oficio porque se tratan de dos delitos, uno de tráfico ilegal de animales y otro contra la salud pública".

En este sentido, Morón ha indicado que "la actuación burocrática en estas diligencias han impedido decretar una orden judicial que actuara contra algo que se pudiera haber evitado si hubieran atendido a nuestra petición, que es el hecho que estén fuera de control 32 monos previsiblimente infectados".

La asociación animalista ha recalcado que siempre han "actuado" desde la legislación, y que, pese a que contar con un abogado y un procurador en la causa para llevar a la acción popular, el juzgado no consideró prioritaria su petición y la desestimó "a pesar de la urgencia de la situación", algo que refleja que "el sistema de protección de animales y la salud pública no funciona".

Cabe recordar que la operación Titisali, iniciada en septiembre por la Guardia Civil se ha saldado hasta el momento con la imputación de siete personas: cuatro en Alicante, dos en Murcia y una en Sevilla.

Tercer mercado

En otro orden de cosas, la portavoz de Equinac ha lamentado que en España no se cuente con los medios para luchar "adecuadamente" contra el tráfico ilegal de especies animales, algo que supone "el tercer mercado ilegal más lucrativo tras el tráfico de drogas y armas".

En esta línea, han lamentado que pese a que el Estado español haya suscrito los acuerdos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), "actualmente no se actúa acorde a la situación", lo que conlleva que haya "más de 300 órdenes" de decomiso de animales, "especialmente contra circos ambulantes" por irregularidad documental, y que "sólo existan" en España tres centros de atención de animales exóticos en situación irregular y que todos ellos sean "de naturaleza privada".