Ideal

Piden 23 años de prisión a un hombre acusado de retener ocho horas a un menor y abusar de él

  • El menor, que padeció algunas lesiones físicas en zonas íntimas, sufrió además daños psicológicos que pervivieron días después de los hechos, como son inquietud e irascibilidad, miedo a la oscuridad, despertares nocturnos, miedo a salir solo a la calle, miedo a adultos de raza negra y un aprendizaje de la sexualidad inadecuado

Un hombre identificado como M.N., de 38 años de edad, enfrenta una pena de 23 años de prisión por varios delitos después de que la Fiscalía lo acuse de haber retenido a un menor de seis años contra su voluntad durante al menos ocho horas en las que lo habría llevado a una casa semiderruida primero, y a un sótano, después, para abusar sexualmente de él.

En concreto, según la calificación provisional del fiscal, el Ministerio Público imputa al acusado un delito de detención ilegal y otros dos de agresión sexual a menores de 13 años por los que también interesa, entre otras cuestiones, 18 años de libertad vigilada en los que no podrá acercarse a menos de 500 metros de la víctima ni residir en Roquetas de Mar, localidad en la que tuvieron lugar los hechos.

Según el relato del Ministerio Público, los hechos tuvieron lugar sobre las 20,00 horas del 5 de febrero del pasado año cuando el acusado se habría acercado al niño cuando este jugaba en un parque cercano al barrio de las 200 Viviendas y lo habría agarrado "fuertemente" de la mano "con ánimo de privar al menor de su libertad" al tiempo que le decía "que se fuera con él a su casa".

De acuerdo con la acusación fiscal, el hombre llevó al niño a una vivienda semiderruida y "con ánimo libidinoso" abusó del menor mientras que él mismo permanecía medio desnudo y amenazaba al niño, al que dijo "si te portas mal te mato"; situación que generó "temor" y "miedo" en el menor.

El acusado habría permanecido en el lugar hasta que apareció un individuo por la vivienda y les dijo que se marcharan de allí, con lo que cogió al menor y "lo llevó hasta un garaje-sótano" de un edificio donde volvió a abusar de él hasta que, sobre las 4,00 horas de la madrugada, fueron encontrados por vecinos de lugar, según apunta la Fiscalía.

El menor, que padeció algunas lesiones físicas en zonas íntimas, sufrió además daños psicológicos que pervivieron días después de los hechos, como son inquietud e irascibilidad, miedo a la oscuridad, despertares nocturnos, miedo a salir solo a la calle, miedo a adultos de raza negra y un aprendizaje de la sexualidad inadecuado.

Por todo ello, el fiscal reclama además al acusado 22 años adicionales de alejamiento del menor y 15.000 euros por las lesiones sufridas y los daños morales causados al pequeño, quien no deberá comparecer en la vista oral.