Ideal

Un empleado del SAS en el servicio hospitalario de farmacia.
Un empleado del SAS en el servicio hospitalario de farmacia. / J. M.

Más de un millar de eventuales del SAS en Almería serán interinos tras una sentencia europea

  • La Consejería acepta el cambio de régimen de los empleados para no vivir una avalancha judicial tras la jurisprudencia sentada por Luxemburgo

Era finales de septiembre. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) admitía el recurso contencioso-administrativo de una trabajadora eventual del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y tras cuatro años concatenando contratos públicos de forma ininterrumpida con nombramientos temporales de sustitución y para cobertura de festivos y vacaciones, la declaraba personal interino. El TSJA era claro y meridiano: la administración sanitaria andaluza había recurrido a un uso «inadecuado y abusivo» de la contratación eventual «con el fin de atender necesidades que no son provisionales». Y por ello, conminaba al SAS a declarar como interina a esta trabajadora en tanto en cuanto la administración sanitaria no incluyera dicha plaza en una oferta de empleo público.

La sentencia se basó en la entonces muy reciente jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en un caso similar había dictaminado que no existe legalmente «una autorización general y abstracta para utilizar sucesivos contratos de trabajo de duración determinada, sino que se limita esta práctica a los efectos de satisfacer necesidades provisionales».

Desde entonces, el SAS encaraba lo que podría convertirse en un goteo continuo de litigios judiciales que, vista la jurisprudencia, tenía visos de acabar muy mal para sus intereses. Con ello sobre la mesa, esta semana gran parte de los sindicatos con presencia en el cuerpo sanitario autonómico ha firmado con el Servicio Andaluz de Salud una 'tregua' en el seno de la Mesa Sectorial de Sanidad de Andalucía por la cual el SAS se compromete a convertir en interinos a cerca de 15.000 trabajadores eventuales sin necesidad de que deban recurrir, de forma individualizada, a los tribunales ordinarios de justicia.

Estos 15.000 empleados públicos eventuales forman parte de una bolsa de trabajo y, como en el caso juzgado, han concatenado contratos de forma ininterrumpida para labores que no se consideran aisladas. Se encuentran repartidos por todo el territorio autonómico sin que haya aún una cifra oficial concreta de cuántos de estos afectados están en la provincia de Almería. Estas cifras las pondrá sobre la mesa el SAS en las próximas reuniones previstas para el próximo mes de enero, fecha para la que los propios centros habrán puesto cara y ojos a los eventuales que estabilizarán su situación laboral.

Según desgranó ayer el propio SAS, los beneficiarios serán los trabajadores eventuales estructurales que se encuentran trabajando en los centros del Servicio Andaluz de Salud y que hayan estado empleados con nombramientos eventuales al menos por un periodo de 12 o más meses en un periodo acumulado de dos años en un mismo centro sanitario. Serán los centros antes del 31 de enero de 2017, los que identifiquen las plazas y los profesionales afectados por estas medidas.

Fuentes sindicales apuntan, sin embargo, a que en Almería se verían afectados más de un millar de empleados públicos del SAS -unos 1.500, concretan-. Ahora bien, esto no tocará de momento a los empleados de las empresas públicas de gestión sanitaria, entre las que se encuentran la Empresa Pública Hospital de Poniente, en Almería. Dicho ente empresarial autonómico gestiona, además del centro hospitalario de El Ejido, los de Alta Resolución de El Toyo, Guadix y Loja (estos dos últimos en Granada).

En adelante, causalización

Desde Comisiones Obreras celebraban ayer este acuerdo, que facilitará la mutación de contratos a miles de eventuales sin necesidad de reivindicar judicialmente su situación. Además, apuntaron a que en el acuerdo se recogen otras mejoras como son la causalización de los nuevos nombramientos temporales del SAS. Esto evitará «el abuso que se ha ejercido con la excesiva utilización de los nombramientos eventuales, la posibilidad de que estas nuevas plazas creadas puedan ofertarse a través de los mecanismos de concurso de traslados y ofertas pública de empleo y que se minimice la amenaza de que el personal que ostentaba la condición de interino pueda ser desplazado por la toma de posesión de nuevos propietarios de plazas».

Además, agregan dichas fuentes, «se propicia un mayor seguimiento sindical de todo el procedimiento de interinación y la posibilidad de convertir en nuevas plazas vacantes determinadas situaciones de eventualidad». Jesús Cabrera, responsable del Área de Negociación Colectiva de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía, ponía de relieve la estabilización que supondrá para este personal, que hasta ahora había venido concatenando contratos -nombramientos según la legislación laboral de los empleados públicos- de forma continuada.