Ideal

Más de medio millar de personas ha vencido a la ludopatía gracias a Indalajer

La adicción a tragaperras y bingos sigue siendo la dolencia más repetida entre los que buscan ayuda en Indalajer.
La adicción a tragaperras y bingos sigue siendo la dolencia más repetida entre los que buscan ayuda en Indalajer.
  • La asociación almeriense de Jugadores de Azar Rehabilitados cumple 25 años y advierte de que todavía hay miles de personas en Almería que necesitan tratamiento

La asociación almeriense de jugadores de azar rehabilitados 'Indalajer' ha conseguido que en sus 25 años de historia algo más de medio millar de personas hayan podido vencer su ludopatía. Así lo indicó a este periódico su presidente, Manuel Fernández, quien advirtió, no obstante, que todavía quedan «miles de personas» que presentan una adicción al juego en la provincia y que no han recibido ningún tipo de tratamiento. De hecho, Indalajer estima que esta dolencia afectó ya en la provincia a más de 5.000 personas y en el conjunto de Andalucía alcanza una cifra superior a 200.000. Sin embargo, «apenas un 1% de los afectados recibe tratamiento», destaca Fernández.

El presidente de Indalajer confirmó a este periódico que cada año una veintena de personas «consiguen» vencer a la adicción con ayuda de Indalajer, que actualmente trata en torno a unas 150 personas con distintas adicciones.

En este sentido, Manuel Fernández detalló que alrededor del 70% de las adicciones que se tratan actualmente en la asociación siguen relacionadas con los casinos y sus tragaperras, pese a que el auge de Internet ha cambiado la forma de entender este tipo de adicciones.

Según se desprende de los datos estadísticos de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía, los almerienses se gastaron el año pasado en juegos de azar privados -bingos y máquinas tragaperras- alrededor de 140 millones de euros, de los que más del 90% corresponden a las tragaperras (oficialmente máquinas del tipo 'B'), y menos del 10% a lo jugado en bingos.

Estas cifras oficiales ponen en evidencia que los juegos de azar no entienden de crisis. Y es que los datos hablan por sí solos. El gasto medio por cada almeriense en estos juegos de azar, sin contar loterías y apuestas on line, fue de 36,46 euros. A ello habrá que sumarle el aumento exponencial en estos juegos durante la Navidad.

Según confirmó el presidente de Indalajer, el perfil que más se repite entre las personas que reciben tratamiento es hombre (80%), entre 18 y 24 años, que se encuentra en la actualidad desempleado, en los últimos años, aunque «la mujer también ha tomado un papel importante en las demandas de ayuda», explicó Manuel Fernández.

Internet y la adicción

Pese a que los salones de juego, casinos y bingos siguen siendo el epicentro de las adicciones en territorio almeriense, no cabe duda de que las dolencias relacionadas con los juegos 'on line' han crecido como la espuma en los últimos años.

Y junto a las apuestas 'on line', Indalajer ha experimentado un importante crecimiento de las personas que presentan una adicción a las nuevas tecnologías. En este sentido, el presidente de Indalajer apuntó que en estos momentos hay cuatro personas que tratan dicha patología en el centro, todos adolescentes y la mayoría por su adicción al teléfono móvil, «cada vez más extendida entre la población más joven», añadió el presidente del colectivo.

Fernández advirtió que «un 34% de los menores y adolescentes andaluces están en predisposición de tener problemas de adicción por el uso de las nuevas tecnologías».

Perfil más repetido

El perfil que más se repite entre los menores que sufren una adicción a las nuevas tecnologías atiende a un hombre, con una edad comprendida entre los 15 y 17 años, que suele ser tímido e inseguro. «Normalmente posee un expediente académico correcto, que comienza a empeorar conforme avanza su adicción». «La mayoría de los adolescentes con esta dolencia -aclara Sánchez- suelen establecer una relación con sus padres basada en la mentira». Con el objetivo de pasar el máximo tiempo frente a la pantalla del ordenador, los jóvenes «aprovechan la noche, mientras sus padres duermen, para poder conectarse», sostienen de desde la asociación.

Manuel Fernández, que aseguró que cualquier patología tiene solución «con un tratamiento adecuado», manifestó que este año al centro, que abre sus puertas de lunes a viernes, de 18.00 a 22.00 horas, «están entrando más usuarios que buscan tratamiento frente a las nuevas tecnologías y las apuestas 'on line', especialmente de carácter deportivo».