Ideal

Sierra Leona ya no puede esperar

Miguel Serrano, presidente de 'Todos Son Inocentes', sostiene a un bebé nacido en la sede de la oenegé en Sierra Leona.
Miguel Serrano, presidente de 'Todos Son Inocentes', sostiene a un bebé nacido en la sede de la oenegé en Sierra Leona. / IDEAL
  • La organización almeriense, que trabaja en el territorio desde 2006, lleva meses esperando a que la Junta de Andalucía active un plan post ébola

  • 'Todos Son Inocentes' es la única oenegé andaluza que trabaja contra la crisis sanitaria del país africano

Sierra Leona es el segundo país más pobre de África. Azotado por una guerra civil que se extendió durante más de una década, hoy en día su población sigue pagando sus consecuencias y está abonada a la supervivencia. La crueldad del hambre afecta sobre todo a las madres y a sus hijos. De hecho, los niños que nacen en Sierra Leona tienen 30 veces más probabilidades de morir antes de cumplir cinco años que los alumbrados en Gran Bretaña.

A ello hay que sumarle que la crisis del ébola ha dejado a más de 12.000 niños huérfanos y la crisis alimentaria ha obligado a que muchas niñas se vean forzadas a prostituirse a cambio de comida, según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pese a ello, Sierra Leona ya era uno de los países más azotados por la pobreza y la mortalidad infantil. «La falta de ayuda durante y después del ébola lo ha empeorado». Así lo sostiene Miguel Serrano. Este almeriense es la cabeza más visible de la oenegé 'Todos Son Inocentes' (TSI), que fue premiada en los Ideales de 2011 y también con una Distinción Especial de la Junta de Andalucía, además de otros premios internacionales.

No es para menos. La labor de TSI ha sido imprescindible para bajar los índices de mortalidad infantil en este país desbastado. La oenegé trabaja desde 2006 en Sierra Leona. En 2008 la asociación, que centra su esfuerzo principalmente en la lucha contra la esclavitud infantil, creó la Plataforma de Cooperación en el norte del país, en el área de Robis Lungi, distrito de Port Loko. Se trata de las únicas instalaciones andaluzas y españolas que hay en el país. Su misión se centra principalmente en proporcionar atención médica materno-infantil a la población y desde 2009 da respuesta a la principal crisis humanitaria crónica que padece este país, antes y especialmente después del ébola, como es la malaria y las enfermedades gastrointestinales, neumonías...

La oenegé, que cuenta con personal médico voluntario español, tiene la única clínica que ofrece asistencia gratuita en la zona. Pero la situación ahora mismo «es crítica». Y es que 'Todos Son Inocentes' se ha visto obligada a parar su actividad ante la falta de ayuda económica. La asociación espera desde hace meses una resolución de ayuda de la Agencia Andaluza de Cooperación al Desarrollo.

«Hemos puesto en conocimiento del Gobierno andaluz la situación límite que vive Sierra Leona. Les hemos propuesto un plan post ébola debido a la gravedad por la que pasa la población», señala Miguel Serrano, quien indica que con 150.000 euros podrían trabajar durante 18 meses.

Y es que pese a que ya no hay alerta por esta enfermedad, la epidemia ha sumido al país en una terrible crisis al ya de por sí frágil sistema sanitario. El 80% de la población no puede acceder a él. De hecho, 42 de los 120 médicos con los que contaba el país fallecieron al contagiarse por la enfermedad. También han perdido la vida 180 trabajadores sanitarios.

En este sentido, el Gobierno andaluz vio la necesidad de crear un plan post ébola a través de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, «cuando Enrique Pablo Centella era director». Sin embargo, el cambio de dirección ha dejado «en 'stand by' este programa».

El presidente de 'Todos Son Inocentes' mantuvo el pasado 2 de diciembre un encuentro con la delegada del Gobierno andaluz en Almería, Gracia Fernández, quien también vio la necesidad «urgente» de activar la ayuda para el país.

La situación es tan límite que el ministro de Sanidad de Sierra Leona también se ha dirigido a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para reclamarle su ayuda a través de las oenegés españolas, especialmente 'Todos Son Inocentes'. A ello se suma que el cónsul honorario de Sierra Leona en España, Alejandro de la Capilla, también envió hace pocos meses una misiva al Gobierno andaluz destacando la labor «imprescindible» que esta oenegé almeriense lleva en el país africano.

«No podemos dejar a esta población sumida en la pobreza, especialmente a los niños, los más vulnerables de una sangrienta supervivencia», lamentó Serrano.