Ideal

Inundaciones continuas hacen movilizarse al colegio Araceli

Interior de la clase que más se ve afectada por las infiltraciones
Interior de la clase que más se ve afectada por las infiltraciones
  • El AMPA Nuestra Señora de Araceli censura el mal estado del centro, cuyo interior se ve afectado cuando llueve provocando filtraciones y que parte de la solería esté levantada

La capacidad de movilidad interior de los alumnos del colegio Colonia Araceli es incuestionable y realmente eficaz. Sólo es necesario que la ciudad se moje un poco a causa de las lluvias para que una clase en su totalidad tenga que evacuarse al infiltrarse el agua por sus paredes.

Ordenadores, enchufes, mobiliario y todo tipo de elementos propios de cualquier clase quedan así a su suerte mientras niños y profesores buscan otro acomodo lejos de las inclemencias de un tiempo que es igual de molesto tanto fuera como dentro. Así lo denuncian desde el AMPA de Nuestra Señora de Araceli, cuyos miembros llevan dos días, de intensas lluvias, mostrando en redes sociales las carencias ya tradicionales de un centro escolar el cual sólo recibe atención contada de las administraciones.

Lo hacen cuando llueve, afloran las deficiencias del colegio y se produce una avalancha de quejas tanto a titulo oficial como en las redes sociales. Es cuando salta el asunto a los medios de comunicación y se producen las decisiones políticas. Si bien en este caso nunca han sido de relevancia pues el centro en cuestión suma ya mucho tiempo en dificultades. Las recientes lluvias son un ejemplo de ello. O más bien lo que han provocado: una clase inutilizada, con ordenador estropeado incluido, y otra con media solería levantada. El problema es que las paredes y muros de un ala del centro no hacen su función. Dejan que el agua se infiltre en clases de 2º y 4º curso anegando tanto el suelo como las paredes.

«Ya no sólo es que los niños tengan que cambiarse de clase cada vez que caen dos gotas, es que en las aulas hay material eléctrico que puede provocar que ocurra algún accidente», alerta la vicepresidenta del AMPA Nuestra Señora de Araceli, María Lazo, que cree que la situación ha llegado ya a ser «insostenible», dice.

Aunque afecta a varias clases, según el director del centro Pedro Ayala la peor parte se la lleva una de las clases con problemas que «hay que solucionar de inmediato», expuso a IDEAL, diario a quien confirmó el traslado de los escolares como medida de «prevención». Otros desperfectos han alcanzados a puertas, materiales o suelos, donde la humedad o el propio agua se hace incontenible.

Ayala explica que el problema procede de las juntas de dilatación del edificio. Habría que sellarlas, según le han explicado los técnicos de ambas administraciones que se han pasado en los últimos dos días por el centro. Su arreglo está a expensas de lo que se decidan en sendos informes, si bien el director ya avisa de que exigirá que al ser las reparaciones «urgentes» estas se hagan «cuanto antes».

Parón

Desde el AMPA no entienden cómo se ha llegado a esta situación. Critican el «abandono» al que las administraciones tienen sometido al centro donde se forman sus hijos. Quizás sea por el hastío que sienten que han tomado la determinación de realizar un parón el próximo jueves 22. Quieren llamar la atención de los que mandan mostrando su malestar ante los problemas evidentes y de todo tipo que tiene el colegio.

A las nueve de la mañana y aprovechando el día en el que celebran en el colegio la Navidad, los padres y madres del Colegio Colonia Araceli han convocado a una concentración a las puertas del centro educativo. Serán 15 minutos en los que denunciarán las humedades y las «grietas en las paredes, marcos de puertas rotos, grifos viejos y oxidados, falta de losas del suelos o electricidad deficiente»... se puede leer en la circular confeccionada, en la que se llama a la movilización para que se ayude a conseguir un colegio «donde nuestros niños puedan asistir a clase sin peligro».