Ideal

El horizonte de las obras de reforma de Plaza Vieja ya alcanza el 2019

Representantes municipales y autonómicos el día en el que comenzaron las obras de la segunda fase.
Representantes municipales y autonómicos el día en el que comenzaron las obras de la segunda fase. / S. G. H.
  • El Consistorio asumirá la redacción del proyecto de ejecución final para una actuación que fue calificada por el delegado de Fomento como un «fracaso» por sus retrasos

Las obras de rehabilitación de la Plaza de la Constitución y las Casas Consistoriales no concluirán hasta los primeros meses de 2019. Así lo confirmó ayer el concejal de Fomento del Ayuntamiento de Almería, Carlos Sánchez, antes de entrar en la comisión mixta de seguimiento que se celebró en la sede de la Delegación Territorial de Fomento y Vivienda de la Junta en Almería.

Con esta actuación como eje vertebrador del encuentro, en el mismo participó por parte de la Junta el titular del área anteriormente referida Joaquín Jiménez, dispuesto a acelerar los trámites burocráticos tras el nuevo retraso provocado por el modificado. El haber tenido que adjuntar a la addenda estos cambios sobrevenidos en el curso de los trabajos ha provocado unas dilaciones que, acumuladas a las ya históricas, desplazará el final de las actuaciones a más allá del 2018, fecha con la que se descolgó en su momento el consejero de Fomento, Felipe López, el día que visitó Almería para firmar el documento que lograría reunir en una las dos subfases que restaban a la actuación tras la ya iniciada.

Sobre esta aún quedan unas semanas hasta que se pueda reanudar. Al menos hasta principios de año que viene, como también dijo Sánchez, que destacó por encima de todo la estrecha colaboración existente entre ambas administraciones. En el encuentro de ayer, que situó sobre una mesa a técnicos y políticos, se trataron dos asuntos. Por un lado, la asunción por parte del Ayuntamiento de la redacción del proyecto de la última fase de obras, las que vendrán a continuación.

Este paso se da de cara a centralizar en la provincia el final de una obra la cual tendrá en dicha fase que reformar el interior del Ayuntamiento y la plaza en sí. Respecto a esta, se prevé que puedan encontrarse enterramientos bajo el suelo, lo que provocaría nuevos retrasos como así ha sucedido en la actual fase de obras. Al objeto de adelantarse a los acontecimientos también se puso ayer las bases para poder coordinar las catas arqueológicas previas. En todo caso, primero debe finalizar la fase pendiente, sobre la que ambos políticos mostraron sus ganas de avanzar en un proyecto cuya tramitación ha acabado siento todo un «fracaso», según reconoció el propio Jiménez.