Ideal

Cáritas lanza un SOS: «Sin más ingresos no podremos atender a la gente pobre»

El presidente de Cáritas Diocesana de Almería, José Luis Aguilar, durante la rueda de prensa ofrecida ayer en su sede de la capital almeriense.
El presidente de Cáritas Diocesana de Almería, José Luis Aguilar, durante la rueda de prensa ofrecida ayer en su sede de la capital almeriense. / M. C.
  • La oenegé cuenta a día de hoy con menos de 400 asociados, unas ayudas que apenas dan para mantener su red de apoyo a las personas desfavorecidas

Cáritas Diocesana de Almería está pasando apuros económicos que hacen peligrar la labor social de esta entidad sin ánimo de lucro, vinculada de forma especial a la atención a los desfavorecidos. La razón, adujo ayer el presidente de Cáritas de Almería, José Luis Aguilar, es el propio relevo generacional: la triste desaparición de sus socios y la falta de nuevos colaboradores que se comprometan con ingresar mensualmente «aunque sólo sea cinco euros», adujo. «Confiamos en la providencia y en que no tendremos dificultad, pero a día de hoy no llegan a 400 los asociados», indicó Aguilar.

Este apuro económico hace peligrar la continuidad de muchos de sus proyectos (programas de formación para el empleo, atención a personas en riesgo de exclusión social, ayuda a familias y personas en situación de vulnerabilidad, por ejemplo) que hasta el momento están en vigor y que sirven a unas 35.000 personas en toda la provincia de Almería. «Necesitamos socios que nos permitan hacer viables en el tiempo los diferentes caminos iniciados. Llevamos décadas contando con el apoyo de los almerienses. Estamos seguros de que también en estos momentos sabrán responder a nuestro llamamiento», indicaron desde la entidad.

Cáritas es una de las organizaciones no gubernamentales más extensas de Almería. Apoyada en sus antenas parroquiales, cuenta con unos 900 voluntarios en la provincia de Almería que colaboran con sus actividades de atención a las personas en situación de vulnerabilidad. En esto, también reclamaron ayuda. «Es muy importante la labor de estas personas. Nosotros hacemos un proceso de selección entre quienes quieren ayudar, les atendemos para que elijan en qué rama actuar y cuentan con apoyo psicológico para que se les aconseje dónde ir en función de las características de quien quiera colaborar», relató Aguilar.

Coincidiendo con las fechas navideñas, en las que «se incrementan las actividades solidarias», desde Cáritas de Almería recordaron que «las mejores ayudas son las que miran más allá de lo inmediato y ofrecen soluciones a largo plazo». Por esta razón, invitaron a «superar la concentración del sentimiento solidario en Navidades y prolongarlo a todo el año»: «Los empobrecidos no sólo necesitan una vida más digna en diciembre, sino los doce meses».

Cáritas recordó que las aportaciones o donaciones efectuadas a la entidad en sus primeros 150 euros pueden desgravarse en la fiscalidad en hasta un 75%, «suponiendo un esfuerzo real de 37,5 euros» como máximo. A partir de esa ayuda de 150 euros, aquellas personas que hayan colaborado durante tres años consecutivos por mayor o igual valor, la deducción alcanza un 35% -un 30% para quienes no hayan donado durante tres o más años consecutivos-. «Sabemos que la solidaridad no se reduce a la desgravación fiscal, pero no está de más recordarlo», indicó Aguilar.

La actividad social de Cáritas se financia a partir de las donaciones de los socios, a través de fondos de la Iglesia Católica y a través de la colaboración solidaria en aportaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.