Ideal

El Mesón Gitano no estará abierto al 100% hasta al menos dentro de dos años

Edificio del Mesón Gitano, situado a los pies del Castillo Cristiano de la Alcazaba.
Edificio del Mesón Gitano, situado a los pies del Castillo Cristiano de la Alcazaba. / S. G. H.
  • El Ayuntamiento da luz verde a la contratación de los servicios para la conservación de los restos arqueológicos hallados en a los pies de la Alcazaba

Al Mesón Gitano aún le faltan una buena ristra de contratos para poder ver la luz tal y como estaba previsto inicialmente. A los problemas de aceptación del edificio por parte de la Consejería de Cultura -que detectó que el inmueble ofrecía un impacto visual fuerte sobre el monumento- se añade la concatenación de trabajos que durante los próximos meses va a tener que contratar el Ayuntamiento de Almería para tener listo el inmueble y dotarlo de un uso que acabe redundando en una mayor actividad. Algo que, por los propios trámites administrativos, llevará a que en al menos dos años el centro cultural no alcance el 100% de su actividad.

Ayer se daba paso al primero de estos contratos: el de los servicios para la conservación y restauración de los restos arqueológicos hallados a los pies de la Alcazaba -los restos de una barriada andalusí de los siglos XII y XII, concretamente 17 viviendas-. El expediente de contratación cuenta con un presupuesto de 192.369,89 euros y un plazo de duración de doce meses después de que se adjudique, y permitirá alumbrar estas construcciones, que dan una imagen de la trama urbana de la Almería de los primeros siglos después de su fundación.

Estos restos se convertirán en uno de los principales atractivos de dicho inmueble, que nació con un uso por definir y que ha encontrado por azar la razón máxima de ser: un yacimiento arqueológico de primer orden. Sin embargo, aún quedarán otras tareas por contratar, las de musealización del espacio. Este contrato, previsiblemente más caro que el de la restauración arqueológica, tendrá que ejecutarse con posterioridad a los trabajos ahora en vías de concurso administrativo.

En total, el Ayuntamiento de Almería espera invertir 1,3 millones de euros añadidos a la propia construcción del edificio, que se levantó gracias a los fondos europeos del Plan Urban, del que fue motor y buque insignia. «Además de lo que se invierta en futuros ejercicios», aseveró ayer Carlos Sánchez, concejal de Fomento, Comercio y Playas, tras la junta de gobierno local en la que se aprobó este primer contrato.

Más allá, el Mesón cuenta con más dependencias que también requerirán de nuevas contrataciones y de nuevas tramitaciones. Para las mejoras que la empresa constructora está dispuesta a hacer en el proyecto actual, el Ayuntamiento ha solicitado la colaboración arqueológica de la Junta de Andalucía, un apoyo administrativo y técnico que espera recibir, dijo Sánchez, en breve. «Estoy convencido de que será rápido porque el Ayuntamiento está arreglando su casa, que es la Alcazaba», dijo con cierto tono de sorna.

Pero además, en las cuevas del Mesón se ha previsto la construcción de un camerino para las actuaciones que puedan tener lugar en el espacio abierto, y se ha solicitado a la Junta de Andalucía el permiso para otorgar otras dos cuevas en concesión administrativa para ubicar comercios básicos (venta de souvenirs o café-bar). La Junta debe otorgar su visto bueno por estar ubicado en el entorno de la Alcazaba. Una cuarta cueva estará decorada para ofrecer una visión etnográfica del Mesón antes de su desaparición.

Para la problemática de los extremos del edificio, los que dificultaban la visión de La Alcazaba, el Ayuntamiento planea contratos menores. Ya cuenta con el visto bueno en casi todos los trámites con esas dos salvedades, así que apenas le quedaría contratar para adaptarlo.

Además de los restos de las viviendas andalusíes de los siglos XII y XIII, también se hallaron otros restos anteriores, tardorromanos, que también serán conservados y expuestos en el futuro centro museístico que albergará el inmueble.

Las obras de construcción del Mesón Gitano han supuesto una inversión de unos 5,3 millones de euros y han consistido en la recuperación de las cuevas -situadas en la ladera sur de la Alcazaba- la urbanización de la explanada y la construcción de un nuevo edificio sobre el talud inferior que albergaría un centro de escuelas taller y actividades sociales al que, además, se añadirá el propio centro museístico que albergará los restos andalusíes y tardorromanos. Un centro cultural que vendrá a añadir un nuevo atractivo al principal monumento de toda la provincia de Almería.