Ideal

Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería.
Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería.

El PP, consciente de la imagen de suciedad, se lo marca como un debe

  • El alcalde advierte de que los técnicos municipales trabajan en un cambio del plan de limpieza y que soterrarán contenedores a corto plazo

Un año después de que Ramón Fernández-Pacheco Monterreal (PP) heredara de manos de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador -dimitido al aspirar a reeditar su escaño en el Senado- el bastón de mando de la Corporación local, el regidor reconoció ayer que es consciente de que existe una imagen extendida de que la limpieza de la ciudad ha empeorado en los últimos tiempos. Es más, se lo marca como un debe en el corto plazo.

En un encuentro informal con periodistas para hacer balance de su primer año como alcalde de la ciudad, Fernández-Pacheco fue franco. «Yo piso la calle. Sé cómo está. Y hablo con la gente, que me dice lo que piensa», argumentó el regidor. «Estamos trabajando en modificar el plan de limpieza. Y ya hay un proyecto piloto en marcha».

La intención de la Corporación pasa por buscar soluciones a una situación que ha aflorado tras el cambio de la concesión administrativa de los servicios de limpieza urbana y recogida selectiva de residuos sólidos. Una concesión que el gobierno popular partió en dos y que salió a concurso por un coste muy inferior al que venía sufragándose hasta el momento. El relevo en dichos servicios de produjo a inicios de 2014, y el entonces regidor responsable del concurso, Manuel Guzmán, aseveró que pese a la rebaja del canon no habría ninguna percepción de descenso en la calidad de los servicios municipales.

El primer edil también refirió la intención municipal de soterrar los contenedores en el Casco Histórico de la ciudad a corto plazo, una medida que permitiría extender la recogida selectiva -ahora mismo el entramado de callejuelas del corazón antiguo de la ciudad no cuenta con contenedores de reciclaje- y ocultaría los nada estéticos contenedores de basura. Un proyecto piloto ya fue implementado en la plaza de San Pedro y en algunos tramos de la Rambla hace aproximadamente quince años, bajo gobierno del socialista Santiago Martínez Cabrejas. Sin embargo, acabó siendo desechado por los problemas de mantenimiento y la falta de higiene de los mismos.

No en vano, ayer mismo el equipo de Gobierno tuvo que responder a varias preguntas de la oposición y también de los ciudadanos, en la sesión pública, sobre la falta de la limpieza de la ciudad. El regidor delegado de Servicios Municipales, Accesibilidad, Agricultura y Pesca -área que engloba Medio Ambiente- Juanjo Alonso, las despachó indicando que a partir de marzo se implementará un nuevo plan municipal de limpieza.

Movilidad y Plan Estratégico

No obstante, el regidor, que aseveró que estos «intensos» primeros meses han servido para mejorar «el mantenimiento de la ciudad» -por ejemplo, con el bacheo de carretera de Ronda o de la vía Parque- apuntó a que sus principales retos pasan por la redacción de un «Plan Estratégico» que marque las líneas de actuación para encaminar la ciudad hacia unas metas «compartidas» y en la implementación de medidas que cambien radicalmente la movilidad de la ciudad.

Sobre el primero, adujo, espera que esté redactado en pocos meses y que sirva para marcarse metas y trazar medidas concretas. «Algo similar a lo que han hecho otras grandes ciudades como Málaga o Vitoria», relató Fernández-Pacheco.

Y sobre el segundo -sobre el que hizo especial énfasis- reveló la intención municipal de implementar el PMUS, «que fue aprobado hace año y medio», en su totalidad. Este plan, redactado por el Consistorio, prevé medidas que, a corto plazo, pasarían por la ampliación de las áreas peatonalizadas al margen derecho del Paseo de Almería. «Entre la calle Ricardos, la plaza Virgen del Mar y la calle Real», indicó el regidor. Este plan de peatonalizaciones se iniciaría de forma casi automática y estaría culminado a final de la Corporación. «Entonces, en una segunda fase, hablaríamos de la posibilidad de peatonalizar el Paseo, tal y como prevé el PMUS», recordó Pacheco.

En esta misma línea, el regidor reveló el especial interés que tiene él y su equipo de gobierno en implementar un servicio público de alquiler de bicicletas. «Aunque no sea rentable, hay que verlo como un servicio público más. Nos cuesta mucho dinero mantener el servicio de autobuses y nadie se plantea quitarlo. Algo así vemos para el de bicicletas. En el resto del mundo funciona, en sitios con el mismo calor, el mismo viento o las mismas cuestas», argumentó el primer edil.

Además, el área de Movilidad -actualmente bajo la dirección de Rafaela Abad- está estudiando, indicó, si es mejor renovar el contrato con Surbús de forma temporal o sacar el pliego a concurso. La concesión expira en 2018. «Hay que verlo. Los técnicos valorarán lo que es mejor», argumentó un Pacheco que, sin embargo, dio por hecha la necesidad de revisar la totalidad de las líneas para adaptarlas a una Almería mucho más grande que cuando se trazaron. «Entonces no existía La Vega. Ahora Almería es muy diferente», adujo.

El PMUS prevé la implantación de una línea de bus de alta frecuencia entre Torrecárdenas y la estación Intermodal y el rediseño de la red para enlazar esta línea de gran frecuencia de paso con el resto de líneas que implantarían la red. Es un sistema similar al que actualmente existe en Granada y que, sin embargo, ha sido ampliamente contestado.