Ideal

Usan los datos de la coordinadora de IU en Almería para hacer fraude con tarjeta y en internet

Usan los datos de la coordinadora de IU en Almería para hacer fraude con tarjeta y en internet
  • Reclaman a Martín por compras con tarjeta y ventas de productos que no han sido entregados y que se habrían hecho con suplantación de identidad

Un alarde de transparencia ha llevado a Rosalía Martín, coordinadora provincial de Izquierda Unida en Almería, a vivir lo que ya ha comenzado a ser un calvario. Todo empezó por 2013. Las declaraciones de ingresos y patrimonio situaban a Martín, entonces diputada autonómica, como una de las parlamentarias con mejores condiciones económicas de todo Parlamento de Andalucía. Ella, nómina en mano, difundió sus ingresos para desmentirlo: 3.677 euros como diputada rasa (3.029) y por complementos de labores en comisión (648 euros).

La nómina, ampliamente difundida a través de las redes sociales, olvidó sombrear su número de documento nacional de identidad. Y con esos datos, alguien está causándole estragos. De momento: dos reclamaciones por presuntas estafas que la mantienen «preocupada, con un calentamiento de cabeza permanente» pese al convencimiento de que la policía dará con quien le esté haciendo esta jugada.

De la primera de ellas tuvo noticia hace poco más de un año. Una entidad financiera le reclamó en verano cantidades no abonadas por compras con una tarjeta de crédito de la que ella no tenía ningún conocimiento. Se presentó en la Comisaría de la Policía Nacional de El Ejido y, tras las primeras investigaciones, descubrieron que dicha tarjeta se había solicitado utilizando un carné falso, con sus datos personales pero con algunas incorrecciones. La primera, que la foto no era la suya. Pero tampoco coincidían los nombres de sus progenitores o la dirección de residencia, que no era en El Ejido, donde ella vive, sino en Chiclana de la Frontera (Cádiz)..

«El DNI que presentó para la tarjeta era de los nuevos, electrónico, y el mío, que lo llevaba yo, era de los antiguos», relata Martín.

Con aquello, dio por zanjado el episodio que, sin embargo, ha vuelto a aparecer hace pocas semanas. Según relata Martín, ha recibido una denuncia de la Guardia Civil de Ávila que la acusa por supuestas estafas en ventas de productos por internet que no llegan a los compradores. Las quejas habrían llegado de sitios tan variopintos como Santander, Badajoz, León, Logroño, Astorga o Granada. «Me dicen que he vendido un frigorífico que no he entregado o que vendí un móvil y mandé una caja vacía», narra Martín.

Estas ventas, dice, se habrían hecho mediante plataformas de intercambio de productos por internet suplantando su identidad. «Espero no tener que ir al juzgado cada dos por tres», alega, esperanzada, la coordinadora provincia del IU. «Puede resultar un embrollo si hay que pagar abogados y todo por cada denuncia. Espero que esto se solucione, que no haya problema y que vean que no soy yo, sino alguien que suplanta mi identidad. Porque es un verdadero calentamiento de cabeza», insiste.

La exdiputada asegura que lo que le está ocurriendo a ella suele pasar «más de los que nos pensamos», y que si bien espera que den con el presunto malhechor, sigue preocupada. «¿Y si hay un desfalco más gordo? ¿Quién dice que no están comprando a mi nombre en Singapur?».