La sequía y las altas temperaturas ponen en jaque a los montes de la provincia

Un avión del Plan Infoca carga agua en un pantano. /
Un avión del Plan Infoca carga agua en un pantano.

Medio Ambiente pide extremar las precauciones ante un mes de julio que se antoja especialmente caluroso y seco

FRAN GAVILÁN

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé una subida notable de las temperaturas a lo largo de este fin de semana en el conjunto de Andalucía, donde cuatro provincias -Sevilla, Córdoba, Jaén y Huelva- permanecerán en alerta amarilla a causa del calor extremo. Por su parte, los termómetros de la provincia de Almería superarán en algunos puntos los 35 grados, según la previsión de la Aemet.

Las altas temperaturas no sólo influirán en el bienestar de las personas, sino que también afectarán de manera muy negativa a los montes y bosques del territorio almeriense.

La falta de lluvias durante el otoño y el invierno, y el incremento de temperaturas durante la primavera, han convertido los montes y espacios de monte bajo en potenciales bombas incendiarias a punto de estallar. Si a esa situación, motivada por factores meteorológicos, le sumamos la acción del hombre, en demasiadas ocasiones de forma intencionada y en otras muchas por negligencia, el peligro de incendio se encuentra en las cotas más altas de los últimos años.

«La participación de la población es fundamental, evitando prácticas de riesgo en las zonas forestales y en las labores agrícolas y alertando al Servicio de Emergencias 112 en caso de indicios de la existencia de fuego. Todos somos Infoca». Así lo indicó ayer a este periódico el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, quien pidió a la población que extreme la precaución en montes y espacios de monte del territorio almeriense ante un mes de julio que se antoja especialmente caluroso.

Y es que el verano de 2016 se perfila como especialmente peligroso en cuanto a incendios forestales se refiere. Cabe recordar que el dispositivo para la prevención y extinción de incendios forestales en Andalucía, Plan Infoca, que se inició el pasado 1 de junio y se prolongará hasta el 15 de octubre, cuenta este año con 539 efectivos para hacer frente a un verano que se antoja extremadamente duro.

Ante unas condiciones «muy adversas por la sequía», el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, apeló a la «colaboración ciudadana en la lucha contra los incendios forestales».

La mano del hombre

Y es que los datos registrados durante los años anteriores ponen en evidencia que «el 94% de los siniestros forestales los origina el hombre, de forma negligente o intencionada, mientras que sólo el 6% se produce de manera intencionada», puntualizó el delegado de Medio Ambiente.

Durante los cinco primeros meses de este año, el número de hectáreas quemadas en la provincia de Almería ha sido notablemente superior al del mismo periodo del año pasado. En concreto, la superficie afectada por los siniestros en territorio almeriense ha sido de 61,96 hectáreas, de las que 0,11 son de arbolado, y 40,03 hectáreas de matorral. En suma son 123,81 hectáreas arrasadas por el fuego a lo largo de este año frente a las 70,69 contabilizadas en el mismo periodo de 2015.

La mayoría de estos incendios han sido provocados por negligencias en actividades agrícolas y ganaderas. Algo que provocó que la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio tuviera que adelantar al 1 de mayo la prohibición de quemas agrícolas en terrenos forestales y en su zona de influencia.

Desde el 1 de junio pasado está en vigor la orden anual que no autoriza la realización de barbacoas y quemas agrícolas, «cuya eficacia se está demostrando en la reducción de siniestros derivados de estas tipologías», según la Junta de Andalucía. El Reglamento de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales, en terrenos con masa forestal y zonas de influencia forestal, «prohíbe durante todas las épocas del año encender fuego para cualquier uso distinto de la preparación de alimentos en los lugares expresamente acondicionados al efecto, con la excepción del empleo del fuego en actividades agrarias», según consta en el decreto de la Junta.

Fotos

Vídeos