Ideal

Tanatopraxia y tanatoestética, profesiones en alza

  • El curso de Tanatopraxia, uno de los más demandados actualmente por las amplias posibilidades laborales que ofrece en el mercado laboral

La tanatopraxia es el término con el que nos referimos a una serie de métodos que se realizan sobre una persona fallecida para conseguir una buena apariencia. Se utilizan diferentes técnicas para la conservación y la buena estética del cuerpo. Lo podríamos definir como los diversos métodos de tratamiento de los difuntos, entre ellos, la higienización, conservación y restauración del cuerpo. Además, una de las prácticas más usadas es la tanatoestética, ésta se enfoca en el aspecto exterior, realizando diferentes técnicas de maquillaje además de otras prácticas como el aseo del cadáver y un masaje facial para disimular el rigor mortis. La combinación de ambas especialidades proporciona la mejora de la imagen del difunto de cara a la recepción de los familiares, algo muy importante para que tengan una buena sensación en la despedida final. 

Para muchos las profesiones de tanatoestética y tanatopraxia son todavía unas desconocidas, pero el progresivo aumento en la demanda de servicios de acondicionamiento de los fallecidos, han convertido estos empleos en un trabajo reconocido y en continuo crecimiento.

Cursos como el de Tanatopraxiaacerca al alumnado al conocimiento de los procesos de descomposición y momificación de cadáveres, estudiando además toda la normativa ligada a la higiene, desinfección y prevención de infecciones, entre otros aspectos, y permite al alumno acceder con garantías a uno de los sectores con mayor carencia de personal cualificado y especializado.

Formarse en el ámbito de la tanatopraxia puede brindar una muy buena oportunidad de salida laboral y, sin duda, la evolución que está atravesando el sector funerario para adaptarse a las nuevas tendencias, hace del curso de tanatopraxia o del de tanatoestética una herramienta clave para profesionales del sector. Los alumnos de estas especialidades adquieren conocimientos básicos de anatomía y fisiología que se relacionan directamente con  el maquillaje, la peluquería, el protocolo tanatopráctico y  la medicina forense.

El sentido de este trabajo es su carácter memorable: el cuerpo perece pero la imagen sobrevive, por ello la estética y la correcta preparación debe ser una exigencia y derecho de las familias. Cuando el trabajo se realiza correctamente, se dotará al difunto de un aspecto natural y relajado, siempre desde el respeto a la persona y a la familia. Siendo una labor importante, ya que proporciona cierta serenidad interior en el último adiós de los familiares.