Ideal

Fomento sigue sin decidir si habrá o no intercambiador en Granada

Fomento sigue sin decidir si habrá intercambiador en Granada
  • El PSOE insta a Rajoy a que uno de sus viajes a Almería «lo haga en el tren» tras cuatro años «en los que no ha hecho ni un metro de vía de Alta Velocidad»

Los trenes de Alta Velocidad llegarán a Granada este año. Ese es el compromiso de la ministra de Fomento, Ana Pastor, reiterado durante sus frecuentes visitas a la provincia vecina. Llegará gracias al ramal Antequera-Loja-Granada que permitirá a los granadinos ir en AVE a Málaga, Córdoba, Sevilla o Madrid. Las obras han supuesto, desafortunadamente, un perjuicio directo a los habitantes de Almería. La línea ferroviaria está cortada entre Granada y Antequera, y eso obliga a los almerienses que viajan a Sevilla a hacer dos transbordos en bus. Los datos corroboran que, en tanto en cuanto este sistema alternativo de transporte está en servicio, el tren se ha convertido en una alternativa a descartar por los almerienses.

Sin embargo, lo que ahora es un escollo podría convertirse con voluntad política -y una escasa inversión inferior a los diez millones de euros- en una mejora sustancial de las comunicaciones de Almería en tanto en cuanto las obras de la línea de Alta Velocidad con Murcia continúan paradas, tal y como están desde hace tres años.

El PSOE solicitó en las Cortes Generales que el Ministerio de Fomento incluyera en las obras de adaptación de Granada un cambiador de ancho, una pequeña infraestructura que permitiría a los trenes convencionales que partan desde Almería pasar a las vías de Alta Velocidad. Eso recortaría tiempos con Madrid, con Sevilla y podría generar nuevos servicios hacia Málaga o Córdoba. El PP votó en contra, pero la ministra de Fomento emplazó a un estudio de viabilidad para tomar la decisión.

La cuestión es que los meses siguen corriendo y Fomento mantiene aún en el aire qué posición tomará. Algo curioso, no obstante, teniendo en cuenta que los cambiadores de ancho son transportables y la extensión de la red ferroviaria de Alta Velocidad dejará sin uso algunos de los que ya hay instalados a día de hoy. El PSOE, en su actividad parlamentaria, continúa presionando para conocer los planes de Fomento. Sin embargo, las respuestas son siempre idénticas: «Está en estudio».

La última de estas respuestas llegaba a los despachos del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados a principios de este mes. El parlamentario granadino Manuel Pezzi cuestionaba sobre las razones para «estrangular» el corredor mediterráneo entre Almería y Granada «negando la construcción» del cambiador de ancho que permitiera dar «continuidad» a los trenes de ancho ibérico procedentes de Almería al ancho europeo.

La respuesta del Gobierno sigue sin aclarar cuál será la postura y habla siempre de potencialidades, de posibilidades que aún no se han determinado. «Las relaciones Madrid-Almería podrían verse beneficiadas por la entrada en servicio en 2015 de la línea de Alta Velocidad Antequera-Granada, lo que actualmente está siendo estudiado», responde escueto el Ejecutivo.

Las únicas posibilidades de beneficio pasan por un cambiador de ancho o, y ahí está la sospecha de los socialistas, obligar a los viajeros almerienses a hacer transbordo en Granada. Esto es, que la línea Almería-Granada se cubriera con trenes lanzadera y que, desde allí, tras cambiar de tren, se viaje a Sevilla, Madrid o Barcelona, entre otros destinos. «La gestión de Rajoy con Almería es ni un solo metro de Alta Velocidad y ni una sola medida para facilitar las comunicaciones con nuestra provincia», valoraba Rumí, que dejaba caer la sospecha del transbordo. «Ni siquiera ha puesto en marcha otras medidas que les hemos propuesto y que tenían coste asumible, no excesivo, como la electrificación o el cambiador de ancho», aseveró.

No sin sorna, Rumí recomendaba a Rajoy una visita a Almería en tren. «A Rajoy, al que tanto le gusta viajar a Almería a ver al señor Amat o interferir e inmiscuirse para arreglar las investiduras del alcalde de Almería, le recomendaría que uno de sus viajes lo haga en el tren convencional», asestaba la diputada.

De construirse un cambiador de ancho en Granada, los tiempos de viaje desde Almería se acortarían drásticamente hasta el resto del país. Estimaciones técnicas sitúan los recortes de tiempo en una hora para el viaje a Sevilla, una hora y 15 minutos en el caso de Madrid y cuatro horas si el viaje es hasta Barcelona. Además, se crearían servicios inexistentes, como el viaje directo hacia Córdoba.