Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

almeria

06.07.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un ciudadano rumano de 33 años de edad, Nelu C.S., ha sido condenado por un delito de receptación.
Los hechos ocurrieron, tal y como se recoge en la resolución judicial que puso fin al procedimiento, de la siguiente manera: «Que Nelu C.S., mayor de edad y sin antecedentes penales, en fecha no determinada de diciembre de 2007, compró por 20 euros a un tercero desconocido en la Rambla de Almería un teléfono móvil marca Nokia, a pesar de conocer su procedencia ilícita.
Dicho móvil había sido sustraído a su propietaria Antonia Álvarez el 7 de diciembre por el método del tirón en la calle Salitre de esta ciudad».
Es decir, el móvil estaba en posesión del vendedor como consecuencia de haber cometido un delito y el comprador se hizo con el mismo pese a saber su origen.
Código Penal
Dice el artículo 298,1º del Código Penal, que «el que con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, en el que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o reciba, adquiera u oculte tales efectos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años».
Y eso es lo que ocurrió, ya que el acusado adquirió esos efectos de forma plenamente consciente. Se aprovechó, en definitiva, de una comisión de un delito previo. En la fase probatoria realizada durante el juicio oral quedó claro cómo había ocurrido todo. Así, «el testimonio, rotundo y contundente de los testigos que han depuesto en el Plenario, no nos ofrece ninguna duda sobre la autoría del acusado. En primer lugar el de la propietaria del móvil, que señala como le sustrajeron el móvil mediante un tirón, así como el del Agente que hizo la investigación, quien señala como era el acusado quien utilizaba el móvil sustraído», comentaba el juzgador en su resolución.
Así, la pena impuesta por el juez coincidió con la solicitada por el fiscal y se elevó a un año de prisión, además de otras accesorias y costas procesales.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS