Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

almeria

ALMERÍA

«Las normas pueden cambiar y hay que respetar las que haya en cada momento», destaca el General Jefe de la Brileg en el acto principal
09.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El significado de la Infantería española, el reconocimiento al mérito en el servicio, el recuerdo a los que perdieron su vida y de manera especial un acto para la convivencia entre personal civil y militar, caracterizaron la celebración de la fiesta de la Inmaculada, Patrona de España, de la Infantería, de los Cuerpos de Estado Mayor, Jurídico Militar y Eclesiástico, durante una jornada de puertas abiertas celebrada ayer en la Base Álvarez de Sotomayor, de Viator, sede de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII.
La inclemencia meteorológica, un poco de lluvia y cielo totalmente cubierto, no dificultó el desarrollo del acto. Con anterioridad fue oficiada una Misa en la capilla de la Base, ocupando lugar preferente una imagen de la Inmaculada Concepción.
El General Jefe de la Brigada de la Legión, Juan Bautista García Sánchez ha presidido el acto y ha revistado las fuerzas que rendían honores. La Plaza de Armas de la Base, engalanada con gallardetes y colgaduras de los colores de España, registró la presencia de numeroso público.
Distinciones
Recibió el nombramiento de Legionario de Honor el subteniente de la Unidad de Servicio de Base (USBA) Juan Rodríguez Casado, distinción con la que la Brileg quiere hacer patente su agradecimiento a todos aquellos que han puesto de manifiesto un especial cariño hacia ella, y en el caso de subteniente Rodríguez ha destacado su especial dedicación hacia la Brileg en todo momento.
Además fueron impuestas alrededor de cincuenta condecoraciones, entre las que se encuentran la de los tenientes coroneles Salmerón Pérez, Puig-Terrero, Vega Murcia; comandantes Ferrera Arribas y Salom Herrera.
Eficacia
«Es un honor dirigir esta alocución, este 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, Patrona de la Infantería Española. Quisiera en primer lugar, agradecer a todos su asistencia, acompañándonos en este acto, en la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII», inició su intervención el general García Sánchez.
«Como todos los 8 de diciembre, hoy recordamos y relatamos el pundonor, la perseverancia, la austeridad, y el sacrificio de la Infantería española, en el cumplimiento de la misión y órdenes recibidas», indicó el Jefe de la Brileg, que seguidamente hizo referencia a la conmemoración que se celebraba.
En otro momento de su intervención dijo, «Hoy aquí, la Brigada de la Legión, sigue siendo una Unidad clave del Ejército, finalizadas con eficacia las últimas operaciones en el exterior, y consolidando nuestro Grupo de Caballería, que ya se adiestra con el resto de nuestras unidades. La Brigada de la Legión, cuya permanente disponibilidad es fundamental, debe continuar inmersa en la preparación y puesta a punto de sus legionarios y Unidades. Dispuestos, como en nuestros primeros tiempos a cumplir las misiones que el Mando les encomiende, sin contar los días ni los años». Tras recordar el Credo Legionario, sus espíritus de Sufrimiento y Dureza y el de Marcha, haciendo un llamamiento a los Legionarios dijo: «Para ser un buen legionario hay que conocer y vivir fielmente conforme a los dictados del Credo Legionario. Las normas pueden cambiar y hay que respetar las que haya en cada momento, siguiendo el espíritu de disciplina».
Homenaje a los Caídos
Como colofón al Día de la Inmaculada tuvo lugar el siempre solemne y entrañable homenaje a «los soldados de todos los tiempos, encuadrados en los ejércitos de España, que un día lucharon con valor, sirvieron con lealtad y murieron con honor», conforme con la narración del acto.
A paso lento los guiones y banderines se dirigieron hacia el Monumento a los Caídos, interpretando el toque de Oración la Banda de- Guerra y Música de la Legión. El capellán elevó una plegaria:
«Ante el Monumento Legionario, presidido por el Cristo de la Buena Muerte y desde las filas de esta gloriosa Legión, queremos recordar a todos los que murieron con nobleza y honor». Dos legionarios depositaron una corona de laurel ante el Cristo de la Buena Muerte.
El canto de los Himnos de Infantería y de la Legión así como un vistoso desfile de las distintas unidades integradas en la Brigada de la Legión, pusieron fin a los actos en honor de la Inmaculada Concepción, Patrona de Infantería.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS