Ideal

Granada, 18 jul (EFE).- El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Pinos Genil (Granada), instalaciones dependientes de la Junta, está tratando a un ejemplar de lince ibérico de unos 17 meses y afectado por ceguera que hasta ahora había sido alimentado y guiado por su madre en la Sierra de Andújar.

Los especialistas del CREA tratan desde hace varios días a este ejemplar hembra de lince ibérico que padece una ceguera irreversible y que fue capturado en el entorno de la Sierra de Andújar.

Este ejemplar fue trasladado a las instalaciones de Granada después de que el equipo de veterinarios del proyecto Life IberLince descubrieran, en las imágenes tomadas por los sistemas de fototrampeo, que presentaba dilatación pupilar y opacidad en las dos córneas.

Tras un examen oftalmológico completo, los expertos han diagnosticado que este lince, llamado Niebla y que nació en 2016, presenta cataratas y desprendimiento de retina en ambos ojos, lo que le ha provocado una ceguera irreversible que no se puede tratar con cirugía.

Se sospecha de un origen infeccioso de la lesión, por lo que se han tomado muestras biológicas para el chequeo de numerosas enfermedades entre las que se encuentra la tuberculosis, según ha explicado la delegada de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Granada, Inmaculada Oria, durante una visita a las instalaciones del CREA.

La veterinaria del centro granadino, Nuria Viqueira, ha explicado que el estado general del animal es bueno, ya que hasta el momento de su captura había sido alimentado y guiado por su madre, de nombre Amparo y que es en la actualidad la hembra más longeva con unos quince años de edad.

Viqueira ha apuntado que el futuro en libertad de Niebla sería "muy corto" ya que el periodo de permanencia con la madre de estos animales es limitado y la ceguera impediría que pudiese tener un territorio reproductivo, por lo que su previsible futuro estaría en el centro de cría de lince ibérico, una opción aún por determinar.