Ideal

Madrid, 18 jul (EFE).- "Los cowboys del desierto" es el nuevo reto que hoy ha puesto en marcha Skoda España contra la despoblación del desierto almeriense de Tabernas.

Esta zona, que ha perdido la mitad de sus habitantes en las últimas décadas, fue "clave" para el desarrollo del cine Western internacional, recuerda la filial española de la marca automovilística checa.

Allí se rodaron los títulos más representativos del llamado "spaghetti western" como "El Bueno, el Feo y el Malo", "Por un puñado de dólares" o "Hasta que llegó su hora", que encumbraron al director Sergio Leone y a Clint Eastwood a la fama.

Sus paisajes desérticos fueron el plató de casi 600 películas y, en la época dorada de los 60, llegaron a rodarse hasta 50 largometrajes al año.

Al respecto, la marca recuerda que "se dice" que pueblos enteros participaron como extras o especialistas en algunas películas, como el pueblo de Los Abaricoques en "La muerte tenía un precio"; y que algunos niños ganaban como extras más dinero que sus padres trabajando en minas de la zona.

Sin embargo, con el agotamiento comercial del género western, la realidad empezó a cambiar y, en el último año, solo se han rodado 5 largometrajes. Actualmente sus paisajes y sus poblados del oeste son un atractivo para turistas.

Esto ha provocado que los pueblos de la zona del Desierto de Tabernas -considerados remotos según la Unión Europea al estar a más de 45 minutos de una ciudad- se hayan visto afectados por la falta de oportunidades laborales y también por la falta de comunicaciones y servicios.

A la marcha de sus habitantes en busca de nuevas oportunidades se ha unido el envejecimiento de la población, por lo que algunas localidades como es el caso de Marchalico, Hueli o Marcheño están abandonadas.

Con la campaña "Los cowboys del desierto", Skoda quiere difundir esta problemática y concienciar sobre la realidad de los pueblos de este paraje único mediante dos actuaciones.

En primer lugar, para acabar con la falta de comunicaciones y transportes, el fabricante checo va a poner en marcha un servicio gratuito de "diligencia (con uno de sus vehículos)", que conectará varios pueblos que a día de hoy no disponen de transporte como Tahal o Senés.

El conductor se seleccionará a través de una oferta de empleo gestionada por el servicio andaluz de empleo.

En segundo lugar, Skoda se ha comprometido a estimular el desarrollo económico de la zona impulsando la industria de cine de la región con el patrocinio del Almería Western Film Festival, que nació en 2011 para volver a posicionar Almería como un plató de referencia en el mundo.

Para dar a conocer la iniciativa, Skoda ha lanzado una película rodada al estilo western en los escenarios originales del desierto que lanza un gran reto: conseguir 5 millones de visualizaciones para poner en marcha el servicio de diligencia.

En el vídeo, en "código western", se presenta la desolación como un forajido del oeste y en él aparecen como actores habitantes de los pueblos que se beneficiarían de este servicio de diligencia.

La campaña cuenta también con contenido audiovisual adicional, que podrá verse en el facebook de la marca y en www.luchandocontraladespoblacion.com.

No es la primera vez que Skoda actúa contra la despoblación, en 2015, cedió un vehículo al pueblo turolense de Valdelinares, el más alto de España, a cambio de que se consiguiese un millón de visionados del vídeo "Los 70 guardianes del invierno".

Ello permitió crear un puesto de trabajo y conseguir que una familia con hijos se mudara a la localidad para evitar el cierre del colegio por falta de niños.