Ideal

Granada, 17 jul (EFE).- La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a los conductores de dos furgonetas que transportaban a un total de 40 pasajeros, entre ellos 21 menores y tres bebés, pese a estar habilitadas para el transporte de tres personas cada una.

Las furgonetas, ocupadas por personas de nacionalidad rumana y conducidas por dos hombres de 21 y 35 años, habían sido reformadas con la instalación, en la zona de la carga, de sillas y sillones de uso doméstico, donde viajaban sentados los pasajeros.

La primera de ellas fue interceptada a las 16:00 horas de ayer a la altura del kilómetro 117 de la autovía A-44, en el término municipal de Granada, según ha informado hoy la Guardia Civil.

Se trataba de una Ford Transist con matrícula española en la que viajaban 24 personas -10 adultos y 14 menores, tres de ellos bebés-.

Media hora después fue interceptada a la altura del kilómetro 119 de la misma carretera otra furgoneta de la misma marca y modelo con matrícula de Rumanía que transportaba a 16 personas, 10 de ellas menores de edad.

La Guardia Civil inmovilizó ambos vehículos y puso a los conductores a disposición de la autoridad judicial como supuestos autores de un delito contra la seguridad del tráfico, al considerar que su conducta era "manifiestamente temeraria".

Los viajeros fueron trasladados hasta su destino en otros vehículos legalmente habilitados para el transporte de personas.

Según la ley de Seguridad Vial, ningún vehículo puede transportar más pasajeros de los que estén autorizados en su ficha técnica, y siempre en asientos fijados al chasis del vehículo mediante un sistema de anclaje debidamente homologado.

Además, cuando se trata de menores estos deben ir provistos de sistemas de retención infantil debidamente homologados para su edad y peso.