Ideal

Granada, 17 jul (EFE).- La última víctima de la violencia machista, una mujer de 66 años que el sábado pasado murió en Huéscar a manos de su marido, que luego de suicidó, ha sido recordada hoy en sendas concentraciones celebradas ante el Ayuntamiento y la Diputación de Granada, donde se ha guardado un minuto de silencio.

En la puerta del Ayuntamiento la concentración ha estado presidida por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, que ha llamado a acabar con el "silencio cómplice" y ha pedido la implicación de toda la sociedad para denunciar cualquier acto relacionado con la violencia de género.

"Rompamos esa complicidad y esta lacra permanente que nos acosa y hace tantísimo daño a las mujeres y a toda la ciudadanía", ha dicho.

La Diputación de Granada también ha guardado hoy un minuto de silencio a las puertas de la institución con la participación del presidente, José Entrena, los diputados de la corporación provincial y los trabajadores.

Otros municipios de la provincia, como el de Atarfe, han secundado igualmente una concentración de repulsa por este último caso de violencia.

Todas ellas se suman a la que tendrá lugar a las 20.30 horas de hoy a las puertas del Ayuntamiento de Huéscar, el municipio en el que se produjeron los hechos el sábado pasado.

El presunto autor, un hombre de 71 años, mató supuestamente con un hacha a su mujer y después se suicidó ahorcándose.

El hombre no tenía antecedentes por violencia de género y a la Guardia Civil no le constan denuncias previas por maltrato entre la pareja, como tampoco figuran actuaciones judiciales en los juzgados de Huéscar ni en el Centro municipal de atención a la mujer.

La pareja era conocida en el pueblo porque regentaron durante mucho tiempo una carnicería y una fábrica de elaboración de embutidos, aunque llevaban ya varios años jubilados.