Ideal

Melilla, 20 jun (EFE).- El puerto de Melilla se "blindará" para evitar la entrada de inmigrantes que pretenden viajar como polizones en barcos a la Península, después de que en lo que va de año haya registrado más de 4.500 intentos.

"Hay que blindar el puerto de Melilla", ha subrayado hoy el presidente de la ciudad, el popular Juan José Imbroda.

El objetivo es que los inmigrantes vean que "si no pueden entrar en los barcos, para qué van a venir" a intentarlo, ha declarado Imbroda en rueda de prensa.

El presidente ha señalado que la Autoridad Portuaria de Melilla ya cuenta con el proyecto para mejorar la seguridad con el fin de que "no puedan saltar" la valla "decenas y decenas" de polizones, muchos de ellos menores.

El proyecto prevé aumentar de dos a cuatro metros la altura de la valla, instalar una cámara térmica y mejorar la iluminación, con una inversión de cerca de medio millón de euros.

Juan José Imbroda ha recordado en el último año fueron cerca de 7.000 los intentos de entrar de forma irregular en el puerto y es necesario que "deje de ser atractivo ser polizón" en Melilla.

El aumento de la seguridad pretende generar "un efecto llamada al revés", para que "se corra la voz" de que será más complicado acceder de forma irregular a los barcos, ha recalcado.

El mes pasado la Guardia Civil detectó en un solo día a 150 inmigrantes que habían entrado de forma irregular en el puerto, mientras que a comienzos de junio dos magrebíes resultaron heridos de gravedad al ser atropellados por camiones en los que pretendían acceder a barcos con destino a la Península.

El puerto de Melilla cuenta con líneas regulares de barcos de pasajeros con Almería, Málaga y Motril (Granada).