Ideal

Granada, 20 jun (EFE).- Los sindicatos de la cárcel de Albolote (Granada) han denunciado que los funcionarios de la prisión realizan de manera normalizada turnos de trabajo de 24 horas seguidas que prohíbe la normativa, práctica que han denunciado en Interior y la Inspección de Trabajo para evitar la precariedad laboral.

Las secciones sindicales del centro penitenciario y del Centro de Inserción Social (CIS) de Granada, -APFP, CCOO, UGT y ACAIP-, han denunciado en un comunicado que desde hace dos años los funcionarios de la prisión prestan servicios de 24 horas continuadas de manera normalizada y por mandato del director del centro.

Han considerado que esta práctica abre "una puerta hacia la precariedad laboral encubierta" y normalizan unos turnos que están prohibidos "expresamente" en las normas.

"Los servicios se conciertan con los trabajadores con varios días de antelación a pesar de que hay decenas de compañeros que se encuentran librando y a los que se podría recurrir para evitar incumplir la normativa vigente", han recalcado los sindicatos.

Han añadido que este "modo de proceder" ha afectado incluso a los funcionarios en prácticas que están inmersos en un proceso de formación y que "sienten pánico y temor" a negarse a prestar dichos turnos de trabajo por si su negativa impidiera que superen este periodo previo a ser funcionarios de carrera.

Los sindicatos han recalcado que la subdelegación del Gobierno en Granada conoce esta práctica desde 2015 y han lamentado la falta de acciones para remediar este "incumplimiento de la legalidad", que también han trasladado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Para abordar el problema, han denunciado estos turnos de trabajo con dos escritor presentados en el Ministro del Interior y en la Inspección de Trabajo con el objetivo de limitar esta práctica a "casos excepcionales" motivados por una ausencia laboral de última hora y otros casos imprevistos.

Los sindicatos representados en la prisión de Albolote han recordado que llevan dos años denunciando la mala situación de la prisión, uno de los centros penitenciarios con mayor tasa de hacinamiento del país, y la falta de personal, pese a lo que no han encontrado soluciones.