Ideal

Granada, 19 jun (EFE).- El titular del Juzgado de Instrucción 4 de Granada ha terminado hoy con la citación de dos investigados la fase de declaraciones que inició en abril para avanzar en el conocido como caso de las audioguías de la Alhambra por el que dimitió su anterior directora, María del Mar Villafranca.

Fuentes judiciales han confirmado a Efe que el juez instructor ha cerrado hoy con la declaración de los dos últimos investigados la fase de comparecencias, que podrá continuar con la citación de testigos y nuevas diligencias y actuaciones.

La causa del conocido como caso de las audioguías se inició en julio del 2015 con la admisión de la querella presentada por la Fiscalía contra seis personas por las presuntas irregularidades cometidas en este servicio y provocó la dimisión de su exdirectora María del Mar Villafranca.

El Juzgado de Instrucción 4 de Granada que investiga las presuntas irregularidades en la concesión del servicio de audioguías de la Alhambra, el monumento más visitado del país, acordó en marzo nuevas diligencias previas y esta fase de declaraciones.

La causa investiga los posibles delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y blanqueo de capitales y la ronda de declaraciones se ha cerrado con la citación del responsable de la empresa a la que se adjudicó el servicio y de un técnico que la dirigió de forma temporal.

El exjefe de la Sección Económica y de Contabilidad del Patronato de la Alhambra José María Visedo inició esta fase de declaraciones en la que los investigados han defendido que la gestión del monumento fue correcta.

Ante el juez instructor, Villafranca aseguró que la gestión de los contratos siguió "siempre" informes técnicos y el soporte de los plenos y destacó la parcialidad de la auditoría del monumento que la Junta presentó al juez instructor.

También ha declarado en esta fase la exsecretaria general de la Alhambra Victoria Chamorro, que aseguró que la adjudicación del servicio a la empresa Stendhal Museum Solution atendió a criterios legales.

Durante el inicio de la causa, la Fiscalía cifró las pérdidas provocadas por las supuestas irregularidades en la gestión del servicio de audioguías de la Alhambra en 5,4 millones de euros.